Crece mortalidad por drogas

Lea más de:

Por Guillermo Alvarado

6708-drogas

Un informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas contra la Delincuencia y las Drogas señala que alrededor de 275 millones de personas consumieron algún tipo de estupefaciente durante 2016, y de ellas 168 mil murieron como consecuencia de una sobredosis, una buena parte en Estados Unidos.

Agrega la entidad que poco más de un cuarto de millón fallecieron por infecciones derivadas del uso de narcóticos, lo que demuestra los peligros que están asociados a esta práctica difundida sobre todo en los países más desarrollados, aunque el mundo pobre tampoco escapa al flagelo.

Entre las drogas más consumidas encabeza el listado la marihuana, utilizada por 192 millones de personas, seguida por los derivados de la amapola, los llamados opioides, y las anfetaminas, con 24 millones de consumidores, las sintéticas, sobre todo el éxtasis, con 21 millones y luego la cocaína, que afecta a 18 millones.

La campaña contra la producción y trasiego de estos productos, basada sobre todo en el enfoque militar y policial, no ha sido capaz de contener estos males, alentados sobre todo por un alza en el consumo, de manera particular en Estados Unidos y Europa occidental.

Particular preocupación causa la elevada mortalidad registrada en la nación norteña, sobre todo por las sobredosis de opioides y morfina que, de acuerdo con los centros para el control y prevención de enfermedades, toca a prácticamente todos los estratos de la sociedad.

El fallecimiento por sobredosis puede ocurrir desde la primera vez que se consume alguno de estos productos, aunque es más común entre los adictos con un largo historial o personas que recaen luego de un proceso de desintoxicación.

Autoridades estadounidenses hablan incluso de una crisis de salud que afecta a hombres, mujeres o adolescentes, ya sean blancos, negros, hispanos o asiáticos y también de diversos estratos económicos.

Los sitios más afectados son, por su incidencia, Virginia Occidental, Nueva Hampshire, Ohio, el Distrito de Columbia, Maryland, Massachusetts y, en menor medida, Texas.

Además del uso de drogas ilícitas, en los últimos años se ha registrado un aumento notable en el consumo de opioides vendidos por recetas médicas y los sintéticos, sobre todo el fentanilo, calificado por los investigadores como muy potente y que podría estar detrás del incremento de muertes por sobredosis.

Los expertos hablan de tres grandes olas de fallecimientos en Estados Unidos, la primera ocurrida en la década de los 90 del siglo pasado, cuando detonó la venta de analgésicos poderosos; la segunda en 2010, atribuida sobre todo a la heroína; y la actual, iniciada en 2013 y que todavía no ha sido controlada.

El caso es que mientras en esa nación se mantengan muy altos los índices de consumo, las drogas seguirán llegando desde distintos lugares del mundo en recorridos complejos que dejan una huella de violencia, corrupción y dolor en los países de tránsito, que también sufren graves consecuencias.

RHC

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.