Correo con “otra cara de la moneda 15 000 manzanas”

Lea más de: ,

Por Susana Aulet

otra-caraHace casi dos años, a partir del video de la entrevista realizada al Che por la periodista estadounidense Lisa Howard, Susana Aulet nos envió un correo electrónico gracias al cual supimos que su padre, Roberto Aulet, quien trabajaba entonces en la Dirección de Prensa e Información del MINREX, y atendió a Lisa Howard durante su estancia en Cuba, era el traductor que acompañó al Comandante Ernesto Guevara en ese encuentro que tanta resonancia tuvo cuando lo transmitimos en dos emisiones de La pupila asombrada, y nos contó aspectos poco conocidos que le relatara él  sobre aquella memorable ocasión.  

Ahora Susana, fiel televidente de La pupila asombrada, me envía otro correo, este con el ejemplo de de un establecimiento de trabajadores por cuenta propia que destaca por sus prácticas solidarias que opina debe ser recogido por nuestros medios de comunicación.  

Iroel:

En un portal de la calle L ente 17 y 19 hay un restaurancito llamado “Doña Adela” donde cada día le agencian almuerzo gratis a personas de bajos recursos de la comunidad, principalmente a ancianos solos y enfermos. La relación calidad/precio es excelente, cocinan muy rico. La oferta no es muy amplia ni muy lujosa, pero tanto la higiene del lugar como la exquisitez de los platos sobrepasan con mucho lo que una está acostumbrada a ver en esta ciudad. El plato más caro (lo que nuestros padres llamaban “una completa”) cuesta 50 pesos CUP y la ración es abundante -“como le gusta comer a los cubanos”- me explicaron.

Pero también venden potajes, sopas, arroces, deliciosas chicharritas, jugos de frutas, etc. a precios muy asequibles.

Lo “descubrí” por casualidad la otra noche, cuando un aguacero torrencial con muchas descargas atmosféricas me retuvo bajo un techito contiguo a su portal. Enseguida percibí una calidez en sus 3 trabajadores -solo tres personas hacen posible esa excelencia del servicio-. Varias veces fui invitada por ellos a pasarme a su portal donde “el toldo te protegerá mejor”… Como no había ningún comensal y seguía lloviendo torrencialmente, su dueña (Adela) se puso a contarme cómo gestionan el lugar y sobre todo se puso a hablarme de “sus viejitos”. No eran unos viejitos, eran los suyos. “Nadie va a ser más ni menos rico por cuatro pesos más o cuatro pesos menos”, me dijo con mucha convicción. Me comentó que para trabajar allí había que ser solidario y tener buen corazón, y que lamentablemente ya había botado a algunos. Me habló de sus trabajadores con orgullo y respeto. Cuando notó mi asombro admirado y -confieso que- un tanto incrédulo, me instó a que preguntase por ellos en la comunidad. Al cabo de una hora y viendo que yo estaba un poco mojada y que aún no escampaba, Adela me convidó con mucha naturalidad a “un platico” de sopa caliente. Más tarde se asomó otra trabajadora y me invitó a entrar y sentarme en el interior de la casa. Todo allí era raigal cubanía.

Y era de verdad.

Se instalaron ahí hace unos seis meses pero la sencillez del lugar es tal que no me había percatado de su existencia a pesar de que paso por allí con mucha frecuencia. No hay estridencia en la decoración pero sí buen gusto y sencillez. Que el vaso no sea más que la flor, pensé. Abren desde las 7 de la mañana hasta muy tarde en la noche. Trabajan.

Es la otra cara de la moneda 15 mil manzanas. Creo merecen una visibilidad en nuestros medios, tal vez un reportaje donde los cubanos todos podamos MIRAR AHÍ, y entender que el cuentapropismo también puede ejercerse desde una voluntad de servir a la sociedad.

Le he preguntado a Adela si ella estaría dispuesta a contarle a un periodista todo lo que me contó aquella noche y si el periodista pudiera entrevistar a algunos de sus viejitos, y me ha dicho que sí. En su respuesta la percibí ajena al deseo de publicidad y no muy consciente de sus méritos. Después he regresado un par de veces al lugar y siempre me ha maravillado la calidad y la calidez del servicio. He visto cosas tan insólitas como un anciano de 92 años que llega con su olla arrocera vieja en los brazos para que se la miren y vean por qué no le enciende.

¿Me podrías sugerir algo?

Anoche apretaron en La Pupila. Qué bien comunican ustedes contenidos tan pertinentes.

Un abracito grande, y otra vez gracias por esas batallas que libras con tanto coraje y en nombre de tantos cubanos.

Susana

La Pupila Insomne

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

38 Comentarios

@educarabos dijo:

Muchas gracias por publicar historias como estas, que nos llenan de amor por los y lo nuestro, contrasta de manera muy positiva con las 15.000 manzanas, Adela y “sus viejitos”, su historia merece ser conocida.
Muchas gracias

9 octubre 2018 | 05:51 am
DANIEL dijo:

ese es el cubano, con todas esas cualidades, lo demás es espejismo

gracias

9 octubre 2018 | 05:58 am
moreno dijo:

hay trabajadores por cuenta propia y trabajadores todos no son iguales y como dice susana que le dijo adela hay que tener buen corazon estilo la colmenita pero no todos lo vemos de esa forma hay gente que cree que el cuenta propia es millonario y que vive por encima de otros y eso no es tan asi lo que hay que darle espacio y no presionarlos tanto.

9 octubre 2018 | 06:50 am
Jose dijo:

Susana, gracias por tu comentario, digno de destacar el proceder de Adela y su colectivo de trabajo, desde Granma que reciba nuestra felicitación y que este ejemplo nos sirva a muchos para mejorar nuestra conciencia y nuestro actuar diario.

9 octubre 2018 | 07:05 am
Lucifer dijo:

Extraordinario comentario, podemos ver que todavía hay personas en Cuba que derrochan humanidad, ese es un caso y como el deben existir muchos más, gracias Susana por haber encontrado a Adela, mujer llena de sentimiento y humanidad.

9 octubre 2018 | 07:16 am
molesto dijo:

Muy bueno su texto lo eh leído unas 5 veces en unos pocos minutos, aunque le acoto es un ejemplo entre miles, deben haber otros, escasos pero debe haberlo, aunque a mi juicio quien tiene un negocio debe hacer mínimas salvedades , sin austeridad es un tato difícil , ciertamente 15 mil manzanas es un extremo del asunto como usted dice ante la humildad de estas personas, déjeme confesarle muy resumidamente q me muestro opuesto y muy de izquierda ante la forma y la representación q le han dado al trabajo por cuenta propia, es un peligroso juego del gato y el ratón y finalmente el gato sabe q el ratón le roba, el gato le pone reglas absurdas a un animal q si fuera de otra clase abría q medirse en un terreno diferente, con cierto mercado mayorista , con claras reglas de solo una subida del 10%, compras por tarjetas donde al menos un post funcionara o simplemente espere factura en casa y pague en el banco más cercano en 30 días o cárcel si no lo hace, continua

9 octubre 2018 | 07:17 am
molesto dijo:

discúlpeme las metáforas pero tanto al gato como el ratón le convienen la situación existente a perdidas de los mancillados trabajadores , vamos mal y lo mas difícil es q hay gente q desea cambiar todo eso, en un mundo donde ay miles de formas y países q son ejemplo en socialismos y economía adaptada a un mundo mayoritariamente capitalista ay un talon de Aquiles en este sentido, el che dijo muchas verdades q aun hoy perduran maravilloso su articulo , está entre tantos otros dignos de leer pero necesitamos otra clase de medidas e ideas para orientar un sector emergente con ideas de salir delante y sacar un país necesitado hacia delante a partir de nuestros propios esfuerzos…..

9 octubre 2018 | 07:18 am
Dustin dijo:

Me parece muy pero muy positivo este artículo, súper valido dar a conocer negocios como este y merecida la publicidad adjunta. Sobre la participación de los negocios cuentapropistas en acciones sociales no son habituales estos casos. Pero una vez más repito que ya todo está inventado y el buen curso de las cosas casi nunca se puede dejar a la conciencia sino que existen patrones a seguir que llevan a ese resultado. Según conozco lo normal en el mundo es que los negocios privados cuando hacen donaciones o acciones sociales esto repercuten en una reducción de los impuestos a pagar. Moraleja no sé si por suerte o por desgracia todo en esta vida hay que motivarlo, desde el que arroja un papel en la calle ya sea porque no hay un cesto o porque no hay un agente de la ley que le imponga una multa o el que se emborracha en la vía publica, o el que pone música en una guagua… donde están los agentes de la ley??? En fin ya todo está inventado y seguimos improvisando.

9 octubre 2018 | 07:23 am
Inés María @Mariposahabana dijo:

Emotiva carta y muy alentadora. Que sea ejemplo esta práctica de Adela y su colectivo de trabajadores para otros que han optado por el cuentapropismo. Servir a mi manera de ver es también crecer. Mis parabienes para “Doña Adela” y mis agradecimientos a Susana por dar a conocer a través de su experiencia personal el singular y cálido restaurancito y a Iroel por publicarla.

9 octubre 2018 | 07:25 am
Amanda dijo:

Precioso artículo. Me emocionó y me dió esperanzas, porque todavía quedamos algunos con humanidad. Hay que tener Fé en el hombre. Gracias a Adela y sus trabajadores

9 octubre 2018 | 07:27 am
frankp dijo:

UFF! Se me aguan los ojos (de alegría) al leer este artículo. Despúes de “15 mil manzanas” este deja ver una luz. Qué alegría saber que existen lugares como este. No es lo más divulgado. Qué bien sería que nuestros “TCP” dueños de restaurantes, paladares, fondas, cafeterías se ocuparan de dos – tres necesitados.
Gracias por mostrarnos la “cara visible” de la Luna!!

9 octubre 2018 | 07:35 am
danilo dijo:

Uh, que estamos hablando, es real o ciencia ficción, como diría chivichana, hay que hacerle un monumento, pues personas como ellas no hay muchas, pues los que conozco, están cada día tratando de ganar mas dinero, a costa del cliente, con menos calidad en el servicio y con menos humanidad, ejemplo las paladares de calle 51 y 134 en la Lisa,.
Es menester visitar este rinconcito de amor, y si se es atendido como se dice, aportar en propina pensando que esta puede ser mas un acto de caridad que un engordamiento del bolsillo, felicidades “Doña Adela” los visitaré.

9 octubre 2018 | 07:43 am
sachiel dijo:

la excepción de la regla en estos servicios privados… si me equivoco, escriban entonces más correos a Iroel demostrando lo contrario, pero con buenos ejemplos probados, no solamente con bellas palabras.

9 octubre 2018 | 07:44 am
Mimisma dijo:

Gracias periodista por traernos la historia del Restaurant de Adela, sin lugar a dudas esta mujer pone al servicio de todos su buen corazón y su buena comida, !Dios bendiga su negocio, que tenga usted Salud y prosperidad!.

9 octubre 2018 | 07:47 am
Adolfo tamayo Aguilar dijo:

También soy fan de la Pupila Asombrada, hay algo en ese programa que cautiva, quizás sea el desenfado, la frescura de la conducción y la combinación de arte, historia y política que se sirven en una completa con muy buen gusto como en la paladar de Adela. Me he emocionado con el relato y me hace sentir que en nuestro interior un mundo mejor es posible. Luis Silva debiera tomar en cuenta cosas como esta en su humorismo contratstándola con actitudes contrarias.

9 octubre 2018 | 08:04 am
Carlos A. Rodriguez dijo:

Muchas gracias por Las Razones de CUBA.
Creo que esta, sí es la forma de hacer revolución.
Me alegra mucho que salgan a la luz artículo como el suyo, que también puede ser el de cualquier cubano digno y que llama a la unidad por las buenas formas y la cortesia,
Más gracias
Carlos A. Rodríguez

9 octubre 2018 | 08:06 am
Olga Rosa Gómez dijo:

Lindo lo que expresa Susana, y justo. Pienso que muchas veces, hasta de forma inconsciente cuando se hace referencia a quienes han decidido, o por diversas razones no han tenido otra alternativa que incorporarse al trabajo por cuenta propia, se piensa sobre ellos y ellas, como un “mal necesario” y considero que es injusto. Muestras de altruismo, de decencia, de respeto a los demás también están presentes en este segmento de la población cubana de quienes llevan en ellos la semilla de lo ético y lo solidario que se ha forjado en más de medio siglo en la sociedad cubana. Me parece excelente, en cualquier tema, mostrar las dos caras de la moneda, como diría mi abuela. Ah, y me sumo a Susana, sigo siempre a La pupila insomne, es un excelente programa, culto, profundo, inteligente.

9 octubre 2018 | 08:13 am
Rolando dijo:

Creo que el título: “La otra cara de la moneda” era suficiente. Y si querías mejorarlo, podrías haber usado algo así como “La cara plausible de la moneda”. Muy bien por la noticia. Las cosas bien hechas siempre son dignas de elogio. Pero esta información no necesita de un gancho mediático como el de las manzanas o el del animal del A40. Mucho menos tu vínculo filial con el traductor del Che en memorable entrevista. El respeto, la objetividad y la verdad serán siempre tus mejores ganchos, así como no hay nada mejor que ser Susana y no la hija de Aulet.

Saludos cordiales de un lector

9 octubre 2018 | 08:17 am
FOREVER dijo:

Que buen comentario , pues muchas veces lo mas humilde es lo que tiene mas valor , pero desgraciadamente estamos viviendo en un mundo en que te miden tanto tienes tanto vales .

9 octubre 2018 | 08:20 am
Martha dijo:

Que bueno saber que no todos, como muchos pretender hacer creer, están actaundo pensando solo en el dinero, en nuestra sociedad aún hay personas que muestran y actuan con los valores que nos han inculcado en todos estos años de revolución, solidaridad y sobre todo humanismo, creo que aunque lejos bien merece una llegadita por este “restaurancito” que para nada lo es pues tiene lo que a otros les falta mucho amor.

9 octubre 2018 | 08:36 am
lilibet dijo:

Con mucha alegría he leído este articulo que merece en mi opinión ser publicado en un medio de más amplia difusión, para que se contagie, para que se refleje lo que de verdad somos los cubanos.
Es verdaderamente rico el que es capaz de compartir todo lo que tiene, el que con total desinterés provee a los que menos tiene pero más necesitan y lo hacen de forma anónima porque el mérito está en la satisfación que provoca a veces una sonrisa, el alivio de una necesidad, el saber que aquellos que un día lo dieron todo por lo que hoy tenemos no se irán a dormir con hambre.
Mil gracias en nombre de todos ellos y mucha prosperidad para sus vidas y sus negocios, que la vida le devuelva multiplicado muchas veces todo lo que con inmenso amor ustedes hoy entregan

9 octubre 2018 | 08:45 am
Barón Rojo dijo:

Sin palabras me ha dejado este artículo. Ahí está el verdadero cubano, el solidario, el martiano, el que vive para más que hacerse rico, el que encuentra la riqueza en la satisfacción ajena sin dejar de luchar por vivir con dignidad en una Cuba -lamentablemente- cada vez más materialista. Que no se extinga el humanismo. Soy de los que todavía cree en el mejoramiento humano y en la utilidad de la virtud.

9 octubre 2018 | 08:51 am
Michel dijo:

Muy buen artículo, ahora yo me pregunto porque no permitirle a personas como Adela (propietaria del restaurant) que tenga otros restaurantes que le permitan ayudar a más personas?. Con lo de las manzanas se tomaron medidas para corregir el problema, veremos si se toman medidas igual en este caso de la otra cara de la moneda.
Saludos

9 octubre 2018 | 08:53 am
MDSF dijo:

Sitios como esos son los que se deberian promocionar y si fuera posible hasta ayudar a mejorar por parte del estado
sigan asi la humanidad primero

9 octubre 2018 | 09:18 am
Armando Enrique dijo:

Esta actitud de Adela y sus trabajadores demuestra que sí se puede. Adela adquiere los productos que se vende en los mismos mercados donde los demás dueños de restaurantes compran sus bienes y sin embargo sus precios son muy acogedores para las personas de bajos ingresos. Es un altruismo atender a personas necesitadas. Adela solo tiene una cualidad ¡TIENE UN GRAN CORAZON!.

9 octubre 2018 | 09:32 am
Ernesto dijo:

¡Gracias periodista, por este cálido artículo! y claro que hacen falta mas artículos de este corte, donde se refleje la solidaridad humana, el desprendimiento y sencillez de cubanos que emprenden gestión particular. Porque quiero pensar que no todos lo que trabajan por cuenta propia tienen solamente el signo de peso (moneda) en sus mentes, sino que, como este cas,o cooperan con la comunidad que los rodea, que no los mueve la ambición solamente de acumular riqueza a como sea y que cumplen a cabalidad con sus obligaciones sociales, dígase el pago de impuestos (no la subdeclaración o evasión fiscal), la higiene urbanal, la protección del medio ambiente, etc., etc.

9 octubre 2018 | 09:47 am
gaston dijo:

Ojalá se multipliquen experiencias como esas…Enhorabuena para personas tan generosas.

9 octubre 2018 | 10:02 am
yamil dijo:

sitos asi deben ser la norma , desgraciadamente hoy no son comunes , saludos y felicitaciones a esta noble emprendedora

9 octubre 2018 | 10:28 am
Daniel dijo:

Estimados lectores, al leer un articulo periodístico como este me viene a la mente una mujer tan grande como lo fue la madre Teresa de Calcuta, decía ella que “Un vaso de agua que se da a un pobre, con misericordia y amor, es un vaso de agua que se da al mismo Dios” y esto es lo que están haciendo estas personas que trabajan en este maravilloso lugar, que aunque no tengo el privilegio de conocerlo, estoy convencido que irradia amor por los 4 costados. Muy bien por la dueña Adela al poner como requisito para trabajar en este local que (había que ser solidario y tener buen corazón, y que lamentablemente ya había botado a algunos). Precisamente solo el que obra con misericordia llena su corazón de alegría y es feliz.

9 octubre 2018 | 11:14 am
Maxximal dijo:

No todo esta perdido. Ni los valores humanos ni la sociedad que tanto hemos luchado por lograr. Demosle el pecho y avancemos sin temores: el presente es nuestro objetivo principal

9 octubre 2018 | 11:46 am
PaPanamericano dijo:

Vaya ella dice algo muy importante sus trabajadores deben ser personas de buen corazón algo q falta en muchos trabajos, no es q el cliente haga lo q quiera es q se le trate con la mejor calidad y benevolencia, casi llegando a la sumisión con tal q él se sienta agradecido y hasta demasiado atendido, eso deja mucho q decir del lugar puede q no sea un palacio pero solo con eso deja la impresión de estar en uno. El trabajadorq no tenga esas cualidades y se comporte de manera prepotente pues como hizo ella depedido ya habrá otro y es lo mejor q tienen estos servicios no da cavida a lo mal hecho así de simple.

9 octubre 2018 | 12:57 pm
TM.61@ dijo:

Muy bien escrito desde el humanismo, o sea, desde el amor. Ahora bien, hay más cuentapropistas, como Adela. He visto en una cafetería regalarle un pan con croqueta a un anciano. Vía otra vendedora ambulante regalarle un caramelo a un niño que, los miraba con ojos golosos mientras la madre le pelaba por no poder disponer de 2 pesos para comprárselo. Y en otra ocasión vi a un vendedor de churros dejar su carrito para ayudar a un ciego a cruzar la calle. No digo que hoy por hoy estos procederes sean lo más común, pero lo he visto, y precisamente por raro lo fije.
Llamativo el énfasis que la reportera hace en la sencillez de la instalación. Me venía a la mente los escenarios primermundista de los comercios que se promocionan en la Internet Común Cubana, El Paquete. Cont.

9 octubre 2018 | 01:28 pm
TM.61@ dijo:

Adela, vendiendo su tan sabrosa y bien servida “completa” a 50 pesos, (2cuc), y comprando sus materias primas por las vías legales. Pagando el precio que los otros cuantapropistas ponen a la carne, los frijoles, condimentos, frutas, y comprándole al Estado, el arroz, las bebidas, el aceite. Y al final del día asegurando el salario de sus trabajadores. Jamás podrá reunir el capital que le permita ponerle al menos un cartelito lumínico que le dé la necesaria visión que todo negocio requiere. Por el momento, que le agradezca al oportuno aguacero que obligo a la periodista a fijarse en su humana labor.
Por labores como la de esta CP, esta forma de comercio merece una mejor y justa organización por el Estado. Aun con las nuevas modificaciones no se logra aterrizar.

9 octubre 2018 | 01:31 pm
Lorenzo Gomez Delgado dijo:

Estoy muy a favor del establecimiento Doña Adela y estoy muy a favor de la carta de Susana y doy fe de que lo que comenta en su articulo de los viejitos. Soy un cliente casi constante de dicho establecimiento asi como los son mis compañeros del departamento, precio y sabor de cada plato hacen la combinacion de un sason muy bueno para como e$tan las cosas hoy en dia. Felicidades para Adela y su tropa y que sigan asi, no solo con el optimismo y el esfuerzo con que trabajan, adicionemosle la sonrisa y amabilidad con que reciben a los clientes habituales y los nuevos que cada dia se van sumando. ¿Sugerencia para los periodistas y cronistas? Sencilla. No le hagan mas publicidad que la que ya tiene, dejen a Doña Adela tranquila como va…. no le hace falta ni un cartel luminico.

9 octubre 2018 | 03:36 pm
Liz dijo:

Para Michel y TM.61@ :

Me da pena por uds que no entiendieron de que va el artículo.

NO va de dinero, NO va de tener más ganancia, NO va de que Adela quiere tener otro restaurant, NO va de los CP. NO va del que quiere hacer más dinero a costa del salario de sus empleados o de subirle el precio a un producto mucho más allá de su costo.

VA del corazón, VA de la humanidad. VA del mejoramiento humano. VA de acostarnos sabiendo que hemos hecho un bien o todo el bien que hemos podido.

9 octubre 2018 | 04:43 pm
Benito dijo:

Aunque la actitud de esa señora sea encomiable, esto no pasa de ser una excepción. Con toda la carga emotiva que pueda tener para algunos. Se trata más bien de crear los mecanismos necesarios para que el trabajo por cuenta propia se desarrolle sin trabas y sin caer “con esa fuerza más” sobre la población en materia de precios, acaparamiento y especulación y etcéteras concomitantes, creando un mercado mayorista necesario y suficiente y permitiendo la importación a particulares. Sin ello seguiremos en las mismas.

10 octubre 2018 | 02:59 pm
Master Fer. dijo:

Esa son de las acciones que adoro de mi país, por ello también agregaré un suceso, en una ocasión fui a un ponchero con una cámara de la sila de ruedas de mi padre, al devolverme la cámara pregunto el precio, el ponchero me responde que él no cobra el servicio de ponches a sillas de ruedas, pude apreciar que tiene un cartelito que así lo atestigua: “Servicio gratis a sillas de ruedas”, del suceso han transcurrido varios meses pero no puedo olvidar ese hermoso detalle, quise hacerlo llegar a Marcos García para que entre bromas y chistes, se sepa en Cuba que tenemos (en la Isla de la Juventud) un ponchero solidario y de buen corazón.

11 octubre 2018 | 02:25 pm
TM.61 dijo:

Liz, agradezco la compasión pero en verdad no veo la discrepancia. Comencé refiriéndome precisamente al amor y el humanismo que se reflejaba en el artículo y que emana justamente de la labor de Adela en su negocio. Según se dice Dios prohibió la entrada de los mercaderes al mundo de los cielos. Si a Él se le asume infalible, entonces pienso que se interpretó mal su palabra, y se refería solamente a los mercaderes usureros. Adela, su colectivo y otros que por ahí andan, demuestran que la actividad comercial no tiene que estar reñida con el humanismo.
Lorenzo, no impidas que otros también disfruten del servicio de Adela. No le limites la publicidad, (honestamente, si fuese tu cafetería la aceptarías).
Que bien que le aumente la clientela y que tenga mayores ganancias para que así pueda vivir mejor ella y ayudar mejor a sus viejitos. Y para nada todo eso le impedirá acostarse sabiendo que hiso un bien, y no solo todo el bien que antes podia, si no mas y mejor.
Saludos.

12 octubre 2018 | 07:40 am