¡Continuidad!

Lea más de: , ,

Por José Luis Alonso Lanza

28055974_1706992122691307_5344765319435039228_n

Hoy por hoy para quienes como yo peinamos canas, es motivo de alegría ver el relevo en funciones de aquellos que nacieron y crecieron después del 1959. Para nuestros enemigos, es simplemente el poder tras el poder; para ellos, no es el relevo necesario, como dijera Silvio Rodríguez en el programa televiso: Conversando con Correa.

Son esos enemigos los que niegan esta continuidad reafirmada por todo un pueblo el pasado 1ro de mayo. Todo lo que refieren son críticas e imaginadas fisuras en los principios.

Es lógico que en nuestro andar encontremos personas que no piensan como yo. Pero también aparecen esos que no quieren pensar y terminan por formar un coro de ocas, que al verse sin evidencias no tienen mejor recurso que ofender a viva a voz.

Mientras eso ocurre, a partir del pasado 19 de abril, nosotros como cubanos y mayoría dimos el sí para continuar la construcción de nuestro socialismo, bajo las ideas de Fidel, Raúl y del Partido.

DbFcG-nU0AA3qGRHoy, a 59 años de aquel 1ro de enero triunfal, seguimos luchando, y para mal de nuestros detractores, en esta carrera no van a encontrar cambios en la dirección del gobierno o fisura política. Y es que esos hombres de hoy, son la semilla que sembraron nuestros dirigentes históricos, una semilla que germinó, creció.

Esta revolución, que al decir de Martí: “… revolución santa cuyos guías y mártires primeros fueron hombres nacidos en el mármol y seda…[1]”, dio hombres que forjaron esas ideas martianas y  no cejaron en su papel de educadores de pinos nuevos, muchos de los cuales, aún con sus troncos frágiles al viento, de unos 8, 9 o quizás 10 años de edad, dicen con lágrimas en los ojos ¡Yo soy Fidel!

La lucha continúa.

Sin embargo nuestros enemigos también mantienen su continuidad, con el mismo estilo de gobierno. Nos enfrentamos a la continuidad de los gobiernos que, tras 59 años de planes de asesinato a dirigentes, invasiones y bloqueo económico, financiero y comercial, no se percatan de que: “Nosotros no queremos resignaros a tener siempre el corazón hinchado con las lágrimas, y el nudoso bordón siempre en la mano, y llenos los pies siempre del polvo del camino. Nosotros no queremos conformarnos a que nuestros nacientes pequeñuelos besen, en las horas de dolor nuestras pálidas frentes…Nosotros hallaremos en todos los honrados corazones magnánima ayuda. Los equivocados se arrepentirán… ”[2]

[1] Discurso “Con todos y para el bien de todos”, del 26 de noviembre del 1891, Club Ignacio Agramonte, en el Liceo Cubano, Tampa

[2] J. Martí lectura en la Reunión de Emigrados Cubanos 24 enero del 1880

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.