Con su propia letra

Lea más de: , ,

Por

Logré situarme frente a él y me puse a escuchar su diálogo con los investigadores. Aproveché la ocasión para preguntarle su opinión sobre la labor que estaban desarrollando los científicos cubanos en la compleja coyuntura que vivía el país en aquel año de 1993 y comenzó a responderme elogiosamente.

En una pausa, miró con curiosidad mi libreta de notas por la que corría presuroso el bolígrafo recogiendo sus palabras, comentó sobre lo pequeña y rápida que era mi letra, y en un gesto espontáneo que me tomó por sorpresa cogió el block. Y como para no dejar dudas de su admiración por la labor que realizan nuestros investigadores, escribió él mismo, a continuación de mis notas, sus impresiones.

 

Han transcurrido 25 años de ese momento, sin embargo me sigo sintiendo orgullosa de la posibilidad que me dio Fidel de ser portadora de un mensaje con su propia letra para ese sector abnegado de nuestros trabajadores y de divulgarlo como un merecido estímulo en nuestro órgano de prensa en el Día de la Ciencia cubana.

Trabajadores

 

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.