Con la actual maestra de 15 y medio se mantienen los alumnos

Lea más de: ,

Por Eduardo Luis Martín

Yudalnis Valdés Ruiz, maestra de la escuela rural Roberto Fleites, conocida por 15 y medio, en la comunidad de Quemado de Hilario, municipio de Ranchuelo, provincia de Villa Clara, Cuba, 25 de junio de 2018. ACN FOTO/Arelys María ECHEVARRÍA RODRÍGUEZ

Antes de incorporarse la maestra Yudalnis Valdés Ruiz, al aula multigrado de la escuela rural Roberto Fleites, conocida por 15 y medio, en el municipio villaclareño de Ranchuelo, desde mediados del curso los alumnos  se trasladaban para el pueblo, aunque les resultara más lejos.

Entre las dificultades de este centro, ubicado  cerca de la presa Palmarito, es lo poco transitable que les resulta a los educandos el tramo de la casa al centro escolar y el regreso, por lo que dependen de algún transporte de tracción animal o de carros que pasan con mercancía para otras zonas rurales,  desventaja que tenían también las profesoras anteriores.

Cuando  venían de la ciudad cabecera  faltaban con regularidad, lo que motivaba el descontento de los padres y el consiguiente atraso de los estudiantes, comentó Eddy Fontaine Cordero, delegado del Poder Popular  de la circunscripción donde está enclavada la escuelita.

Desde que la joven maestra residente en la comunidad se hizo cargo de las actividades docentes del intrincado plantel reina la felicidad, por cuanto se cumplen los programas establecidos por el sistema educacional en ese  atípico inmueble.

Desde pequeña Yudalnis soñaba con ser maestra por su inclinación natural en la comunicación con los niños.

Yudalnis confiesa que impartir las clases para distintos niveles y edades  requiere de mucha paciencia y preparación antes de entrar al aula.

Explica que la matrícula es de 14 alumnos distribuidos en primero, segundo, quinto y sexto grados, a los cuales debe mantener activos con la realización de ejercicios, mientras explica a otros y les controla las tareas, de forma que aprovechen el tiempo y aprendan los contenidos.

Como maestra me siento realizada al ver que tienen adelanto y se entusiasman con las asignaturas y los temas impartidos, lo que requiere de una alta dosis de entrega y amor por la actividad, confiesa.

Según es de compleja la heterogeneidad del grupo, tiene la ventaja de poder darle  atención individual  e insistir hasta resolver la problemática que presenta cada uno en particular, señala la educadora.

Cuenta Yudalnis que desde niña soñaba con ser maestra, participaba en los círculos de interés de Pedagogía, y al concluir el noveno grado ingresó en el pre pedagógico en la Ciudad Escolar Ernesto Che Guevara, formó parte de los denominados Valientes en La Habana, pasó cursos intensivos en la rama educacional y tiene el propósito de comenzar la Licenciatura el próximo año.

Señala que es un multigrado complejo, pero cuenta con el apoyo de la dirección, la instructora de arte, el profesor de Educación Física y  la biblioteca, que programan  actividades en determinados días y en general se obtienen buenos resultados que controlan los metodólogos del municipio y la provincia en sus comprobaciones.

ACN

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.