Comandantes

Lea más de: , , ,

Por Daily Sánchez Lemus

1

“Caminando con Fidel por el patio de la casa, me informó que escogiera 50 hombres para realizar la misión que le pedí una vez. Me volví loco de contento y empecé a trabajar preparando la gente. Le puse por nombre: “OPERACIÓN FRANK PAÍS GARCIA” en honor al inolvidable combatiente caído”[1]. Así lo escribía Raúl.

La noticia era tremenda para el entonces capitán del Ejército Rebelde, quien a los pocos días partiría con sus hombres. Pero, antes de hacerlo, un nuevo compromiso: él y Almeida ascendidos a Comandantes. Lo único que tenían en mente era cómo hacer más por Cuba. Ese era el momento. Y no se trataba del reconocimiento por ser ascendidos –grado que ya ostentaba el Che desde el 21 de julio de 1957-, sino por la responsabilidad del empeño.

Raúl y Almeida eran del grupo que venía de asaltar los muros del Moncada… Los dos juntos en el presidio de Isla de Pinos, los dos en el exilio en México durante los preparativos de la expedición, los dos en el Granma, los dos sobrevivientes de la etapa más difícil de la guerrilla, los dos leales y convencidos combatientes en jefe. Tenían los méritos, la experiencia y la valentía suficientes. Por eso, el 27 de febrero de 1958, como parte de la consolidación del Ejército Rebelde, de su necesidad de extenderse, Fidel escribe estas dos órdenes históricas:

Sierra Maestra, Feb. 27 de 1958

Se comunica por este medio que ha sido ascendido al grado de Comandante el Capitán Raúl Castro Ruz y se le nombra Jefe de la Columna 6 que operará en el territorio montañoso situado al norte de la provincia de Oriente, desde el Término Municipal de Mayarí al de Baracoa, quedando bajo su mando las patrullas rebeldes que operen en dicha zona.

Se le faculta para conceder grados de oficiales hasta capitán y designar jefes de columnas con el grado de Comandante si las circunstancias de la campaña lo exigen, que en este último caso deberá ser ratificado por la Comandancia General.

Se le faculta así mismo para aplicar cuantas medidas estime pertinentes a la buena marcha de las operaciones y para mantener el más estricto orden, aplicando los preceptos de nuestro Código Penal Militar Rebelde.

Se le faculta igualmente para recibir e invertir todo aporte económico voluntario que se le ofrezca.

Fidel Castro Ruz
Comandante Rebelde

 

Sierra Maestra,

Feb. 27 de 1958

Se comunica por este medio que ha sido ascendido al grado de Comandante el Capitán Juan Almeida Bosque y se le nombra Jefe de la Columna 3 que operará en el territorio de la Sierra Maestra, situado al Este del poblado de María Tomasa, debiendo extender el campo de operaciones lo más lejos posible hacia esa dirección.

Se le faculta para conceder grados de oficiales hasta capitán, los que deberán ser ratificados por la Comandancia General, así como para aplicar cuantas medidas estime pertinente para la buena marcha de las operaciones y poner en práctica todos los preceptos del Código Penal Militar Rebelde. Así mismo se le faculta para recibir e invertir todo aporte espontáneo que se le ofrezca por la ciudadanía.

Fidel Castro Ruz
Comandante Jefe [2]

 Para mayor simbolismo, el 27 de febrero de 1874 había caído el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, en San Lorenzo… cerca de La Pata de la Mesa, corazón de la Sierra donde se encontraban. Era también homenaje a un hombre que murió solo, en combate desigual, pero que el tiempo colocaba en su justa medida, y lo presentaba más acompañado que nunca por los nuevos defensores de sus ideales. Por eso partieron de allí convencidos de que ya la Revolución era indetenible.

El primero de marzo de 1958, los dos nuevos Comandantes, luego de ver a Fidel y recibir todas las indicaciones pertinentes, partieron a cumplir su tarea y su sueño… A partir de la fecha que hoy celebra 60 años, se consolidaba el papel del Ejército Rebelde. Es así que el 6 de marzo, al norte de la Sierra Maestra, y luego de varias jornadas, Almeida y sus hombres llegaron a Puerto Arturo y allí asentaron su zona de operaciones, con el propósito de extender la guerra hasta las cercanías de Santiago de Cuba. Un día después, el 7, se reúne con Raúl, quien luego de despedirse prosigue la marcha hacia el territorio donde le correspondía operar.

Por esos días, el 13 de marzo, tiene lugar el ataque a la refinería Texaco por parte de la tropa de Almeida, acción que no fue exitosa militarmente, pero dio a conocer que los rebeldes ya estaban muy cerca de la ciudad indómita. Esta primera acción también tenía el objetivo de distraer al enemigo para proteger el movimiento de Raúl y sus hombres, quienes ya el 11 de marzo habían llegado a su destino y fundado el Segundo Frente Oriental “Frank País”.

Así la historia siempre los ve juntos y al frente de su pueblo. Juntos se les vio en los momentos difíciles, en los tristes, en los de júbilo, en los de combate… defendiendo el compromiso que habían hecho desde que se decidieron a atacar el Moncada y luego ratificaron el día que partieron a comandar extensiones vitales de la guerrilla insurrecta y defensora de Cuba.

[1] Tomado de Dos nuevos comandantes y dos nuevas columnas, de Eugenio Suárez y Acela Caner, Juventud Rebelde 27 de Febrero del 2014.

[2] Tomado de http://www.granma.cu/granmad/2013/02/27/nacional/artic05.html

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.