CIA:Manual de asesinatos para Guatemala

Lea más de: , ,

Jorge Wejebe Cobo

Este artículo lo escribí en  2009 y pudo también llamarse Una Revolución de Colores para Guatemala, según la terminología actual del académico estadounidense Gene Sharp. Ver  http://cubaessurtidor.blogspot.com/2014/03/los-perfectos-idiotas-utiles-para.html

A STUDY OF ASSASSINATIONS (Manual de Asesinatos), desclasificado en 1997, fue elaborado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) norteamericana para eliminar de forma encubierta en 1954 a partidarios y dirigentes del gobierno del presidente Jacobo Árbenz, de Guatemala, elegido democráticamente el 13 de noviembre de 1950 con el 65 por ciento de los votos y quien en 1952 realizó una moderada reforma agraria que afectó a la compañía estadounidense United Fruit Company.

Bill Buckley, un ex agente de la CIA, declaró en 2004 que el manual era lectura obligatoria para los aspirantes y agentes, y adjudicó su elaboración a Sydney Gottileb, un siquiatra de la agencia, quien más tarde realizó estudios y experimentos sobre las formas de controlar la mente humana dentro de la «Operación MK Ultra». También a Gottileb se le vincula con los intentos y planes para asesinar a Fidel Castro utilizando venenos y sustancias tóxicas.

Según el manual, para obtener un resultado efectivo con armas cortantes, es necesario poseer un mínimo de conocimientos de anatomía que permitan el uso del cuchillo en las zonas cervicales o el corte de las venas carótidas y yugular.

Precisa que las heridas con objetos punzantes son mortales cuando alcanzan el corazón, ya que de otra forma los modernos tratamientos médicos pueden evitar un desenlace fatal. Además, contenía instrucciones para irrumpir sorpresivamente, disparar sobre un grupo de personas reunidas en un local cerrado y aconsejaba rematar a los sobrevivientes con tiros de gracia.

Las explicaciones resaltaban la utilidad de «un martillo, un hacha, una llave inglesa, un destornillador, un atizador, un cuchillo de cocina, el pie de una lámpara o cualquier cosa dura, pesada y que estuviera a mano». Un trozo de cuerda o de cable, o un cinturón, podían servir si el asesino era lo suficientemente fuerte y ágil. Todas esas armas improvisadas eran reconocidas por sus ventajas, al «estar disponibles en el lugar y no despertar sospechas».

Los manipuladores de «PB SUCCES»

A comienzos de 1990 fueron desclasificados documentos sobre acciones de la CIA contra el gobierno de Árbenz, los cuales incluían los legajos de la «Operación PB Succes», que tenía como objetivos «(…) eliminar la actual amenaza del gobierno guatemalteco controlado por los comunistas (…) e instalar en el poder y sostener de igual manera, un gobierno pro americano en Guatemala».

Sus acciones se inspiraban en los programas de asesinatos, espionaje, guerras culturales y acciones militares aplicadas con éxito en todo el mundo por la CIA hasta esa fecha. Su joya más preciada sería la «Operación Ajax», ejecutada en 1953 por los servicios de inteligencia norteamericanos e ingleses para desalojar al Primer Ministro iraní Mohammed Mosaddeq, quien nacionalizó el petróleo en manos de compañías inglesas. Incluso Allen Dulles, director de la CIA en ese entonces, propuso a Kermit Roossevelt –uno de los jefes de la «Operación Ajax»– para dirigir el nuevo proyecto, pero este declinó por desacuerdos tácticos en la conducción de las acciones.

En 1953 fue nombrado como embajador de Estados Unidos en Guatemala John Peurifoy, un completo desconocedor de la región y del idioma español, pero que había ocupado igual cargo en Grecia entre 1950 y 1953, donde consolidó un gobierno derechista favorable a Estados Unidos luego de una sangrienta guerra civil.

Sus experiencias en Grecia sirvieron para que la CIA organizara un ejército secreto que asoló el viejo continente con acciones terroristas, golpes de Estado y campañas mediáticas que frustraron el avance de tendencias favorables al socialismo en la región. En la nueva misión justificaría con creces su selección.

Edward Howard Hunt, jefe de la Estación CIA en México, escritor de novelas policíacas, tuvo una relevante actuación en las labores de espionaje y aislamiento internacional del gobierno guatemalteco.

También formó parte del equipo que actuó en Irán y conjuntamente con el agente CIA David Atlee Phillips, dirigió campañas de guerra cultural divulgando propaganda contra Árbenz en todo el mundo. Con posterioridad, ambos tendrían un papel importante en los planes de atentado contra Fidel Castro y en la invasión de Playa Girón, y se les acusó de estar vinculados al atentado al presidente Kennedy en 1963.

Las pistolas de Somoza

Los periodistas y órganos de prensa al servicio de la CIA en la región, repetían las directivas que presentaban a Guatemala como base para el expansionismo soviético y de fuente de agresión a los países vecinos, pautas que en ocasiones cumplían con dosis de imaginación, como la reproducción de una información basada en el comentario de un ministro de Árbenz, con creencias espiritistas, sobre su contacto con el espíritu de Stalin, quien «le dijo» estar muy satisfecho con su actitud y la línea de trabajo de los comunistas en el país.

En la extensa papelería desclasificada de la CIA, se aprecia la complicidad de la mayoría de los gobiernos de la región y de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el derrocamiento del presidente Árbenz. El general Anastasio Somoza, gobernante de Nicaragua, fue el actor principal de un embuste según el cual un alijo de armas soviéticas se exhibió como prueba material de un plan soviético-guatemalteco para asesinarlo.

El propio General, enarbolando pistolas de fabricación rusa con las insignias de la hoz y el martillo, denunció el supuesto complot. Irónicamente, en 1956 sería ajusticiado a tiros por el revolucionario Rigoberto López Pérez, ajeno al gobierno soviético, quien utilizó un tradicional revólver Colt antes de caer fulminado por la escolta presidencial.

También en Nicaragua se comenzó el entrenamiento de las fuerzas de la CIA que invadirían Guatemala y que culminarían su preparación en Honduras.Estas mismas instalaciones en Nicaragua serían utilizadas nuevamente por la agencia seis años después y con similares propósitos, para el fracasado desembarco por Playa Girón de una brigada mercenaria.

En marzo de 1954 se celebró en Caracas, Venezuela, la X Conferencia de la OEA, en la que la propuesta de Estados Unidos que denunciaba la supuesta expansión comunista en el continente y la necesidad de oponerse a la misma, fue aprobada por la inmensa mayoría de los países, con el voto en contra de Guatemala y la abstención de México y Argentina.

En los meses posteriores se incrementaron los ataques de aviones que partían de Nicaragua u Honduras y ametrallaban, con total impunidad, cuarteles e instalaciones económicas. La llegada de un cargamento de armas adquiridas en Checoslovaquia para el ejército, fue la señal para aplicar la fase decisiva de la «Operación PB Succes».

El 17 de junio de 1954 iniciaron la invasión desde su base en Honduras las fuerzas del coronel guatemalteco Carlos Castillo Armas, reclutado por la CIA, para culminar la operación. Las fuerzas revolucionarias mayormente desarmadas no pudieron oponerse al agresor. El ejército desmoralizado dejó de apoyar al gobierno de Árbenz y este renunció y se asiló en la embajada de México.

Nuevamente, Allen Dulles y su equipo tenían motivos para celebrar. Se logró consolidar por el momento el dominio indiscutible de Estados Unidos en la región. El artesanal Manual de Asesinatos selectivos rápidamente dejó de tener actualidad en Guatemala. Fue sustituido por el terrorismo de Estado para la eliminación colectiva de las bases de apoyo de los movimientos populares por el ejército y grupos paramilitares, que según cálculos conservadores ocasionaron la muerte de másde 100 000 personas desde el derrocamiento de Árbenz hasta 1990. 

Tomado del Blog Cuba es Surtidor

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.