Che Guevara: No existen tareas imposibles cuando hay voluntad

Lea más de: , , ,

Che Guevara: No existen tareas imposibles cuando hay voluntad

Un acto sencillo pero cargado de emoción y sentido revolucionario fue efectuado en la noche del miércoles 15 de noviembre de 1961 en la fábrica de pintura Klipper, donde el Ministro de Industrias comandante Ernesto Guevara hizo entrega de los premios a los ganadores de la Emulación de Alfabetización celebrada entre las Empresas Consolidadas durante el periodo del 30 de agosto al 30 de octubre.

Cincuenta y cinco empresas recibieron la bandera de “Territorio libre de analfabetismo”, mereciendo los primeros lugares la Fábrica de Cerámicas “Mártires de Girón”, el Consolidado de la pintura y la delegación de Oriente.

El comandante Guevara comenzó recordando “cuando se tiene un título en la mano y sueños en el pensamiento”. Y agregó además “estamos en una etapa similar ahora, pero con magnitud nacional, porque la Revolución nos ha obligado a buscar la libertad por caminos nuevos”.

Reflexionó que la Revolución nos enseña que el tiempo se puede alargar o acortar, según la voluntad, y que no hay tarea imposible. No se mostró satisfecho con lo realizado, demandó de todos más trabajo, más explicaciones a los analfabetos el por qué la necesidad de estudiar y más efectividad en los métodos de enseñanza.

La valiente actitud de los miembros de un Comité de Defensa de la Revolución y de dos miembros de la Policía Nacional Revolucionaria frustró ayer martes 14 de noviembre un nuevo intento contrarrevolucionario para realizar un trasiego de armas con las que atacar a nuestro pueblo.

El hecho ocurrió en Santa Catalina 174 esquina a Goss, antigua residencia del esbirro Cornelio Rojas, y como resultado del mismo resultaron heridos los dos vigilantes, un miliciano y un señor miembro del CDR, así como dos contrarrevolucionarios.

El miembro del CDR vio cuando un individuo, vestido de miliciano, extraía paquetes de la maleta del auto frente a la casa citada. Al hacerse sospechoso y acercarse para registrarlo, fue agredido por los que estaban en el auto. Acudieron policías. Pese a la resistencia los ocupantes fueron detenidos –heridos dos- y ocupadas dos ametralladoras Thomson, tres revólveres, una granada de mano, un mimeógrafo, una pistola calibre 45 y varios peines cargados. En horas de la madrugada, murió en el hospital de Emergencias el que fuera el primero en atacar al miliciano.

Recordemos a José Martí cuando comentó “El que no sabe apreciar la vida, no la merece”.

Radio Rebelde

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.