Carlos Manuel de Céspedes, vigencia y paradigma en #Cuba

Lea más de: , , ,

Por Pedro Antonio García Fernández

796a621e39927a63570eba0d8e613009af6ef32dEl Poeta, ¿quién si no que José Martí?, lo imagina aislándose para la muerte en la ranchería San Lorenzo, entre varios arroyos, en plena Sierra Maestra: “Ya está en un hondón y no sabe quién lo acecha (…) Continúa en su paseo señorial, revisando lo conversado, el amor y la Dama del ajedrez”.

El 27 de febrero de 1874, antes del almuerzo frugal, Carlos Manuel de Céspedes hizo una anotación en su Diario. Vestía de chaqué negro con pantalón de casimir oscuro y chaleco a cuadros. Tras jugar su último combate de alfiles y enroques, fue a un bohío amigo por una taza de café.

Una niña avisó la presencia del enemigo. Trató de escapar por el camino del barranco, con los españoles detrás. Corría con dificultad y dos veces se detuvo para disparar contra sus perseguidores, quienes le dieron alcance. Céspedes volvió a disparar pero uno de aquellos hizo fuego primero.

El chaleco se le fue humedeciendo debajo de la tetilla izquierda y el Presidente viejo, como le llamaban los campesinos, rodó cuatro metros barranco abajo. Ya lo había advertido tiempo atrás: “Nunca vivo me tomarán prisionero”.

IDEARIO

Céspedes fue algo más que el Hombre de la decisión, única faceta suya que nos describen algunos historiadores. Es también el Hombre de pensamiento, quien le aportó desde su mismo nacimiento un carácter de Revolución social al movimiento independentista.

Con el Héroe de La Demajagua estamos en presencia de un independentismo de nuevo tipo, que persigue la separación política de España mediante la vía armada, con la abolición de la esclavitud como su otra bandera de lucha.

En el Manifiesto del 10 de Octubre, dado a conocer ese mismo día en el ingenio Demajagua, junto a la declaración de independencia se anunciaba el carácter antiesclavista de la insurrección y se abogaba por el sufragio universal, lo que igualaba en la futura república a antiguos amos y esclavos.

Magnífica prefiguración de la posterior frase martiana que delineaba como una de las banderas fundamentales de la guerra necesaria la conquista de toda la justicia social para todos. El Padre de la Patria perseguía algo más de la simple abolición. El gobierno mambí del Bayamo libre, constituido en octubre de 1868, incluyó entre sus funcionarios a cubanos negros y mulatos.

En el Ejército Libertador aplicó una política democrática de ascensos basada en los méritos personales. Muchos afrodescendientes y combatientes de origen humilde llegaron alcanzar altos grados. Hijos de aristócratas vieron como cosa natural el mando de un Maceo, un Moncada, un Crombet.

Siempre confió en el esfuerzo propio de los cubanos para obtener la independencia.

Expresaba hasta la reiteración: “Al lanzarse Cuba a la arena de la lucha, (…) pensó únicamente en Dios, en los hombres libres y en sus propias fuerzas. Jamás pensó que el extranjero le enviase soldados ni buques de guerra para conquistar su nacionalidad”.

Máxima que repetiría después Maceo más de una vez y que haría decir a Martí que la Guerra del 95 se hacía “pensando en Carlos Manuel”.

INTRANSIGENCIA

“Estamos dispuestos a luchar y pelearemos aunque sea con las manos”, solía expresar antes del alzamiento. Y en los momentos aciagos de Yara, cuando se quedó con un puñado de hombres, afirmó que doce de estos eran suficientes para seguir la lucha y alcanzar la independencia.

Su combate contra el colonialismo fue hasta las últimas consecuencias. Cuando no pudo defender su querido Bayamo de las tropas españolas, prefirió verlo convertido en cenizas antes que entregarlo al enemigo.

“Nuestro lema invariable es y será siempre Independencia o Muerte”, había pregonado en La Demajagua y reiterado en su célebre carta al político norteamericano Charles Sumner. Actitud que mantendría hasta sus últimos instantes en San Lorenzo.

El eco de su voz y su ideario resonaría en la viril actitud de Maceo en Baraguá, en la de Martí cuando expresó: “Solo con la vida cesará entre nosotros la batalla por la libertad”, en el Patria o Muerte con el que mantenemos hoy vivo su ejemplo de revolucionario y nos proclamamos sus discípulos.

Tomado de Cubahora

http://www.cubahora.cu/historia/carlos-manuel-de-cespedes-vigencia-y-paradigma

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

2 Comentarios

michael vazquez montes de oca dijo:

Por todo eso es el padre de la patria

10 octubre 2016 | 07:28 am
michael vazquez montes de oca dijo:

¿ Y que se hizo del hijo que concibio en San Lorenzo, con una jver habitante del lugar?

10 octubre 2016 | 07:29 am