Bolsonaro, con el garrote y la zanahoria.

Lea más de:

Por Arthur González.

El recién electo presidente de Brasil, capitán Jair Bolsonaro, para parecerse aún más a su ídolo Donald Trump, tomó en una mano el garrote y en el otra una zanahoria, como si el mundo no supiera el nefasto resultado de esa vieja política yanqui.

El garrote es para usarlo contra su propio pueblo, ese que se dejó arrastrar por las noticias tergiversadas y campañas sucias para elegirlo como jefe de estado. En breve empezarán a comprender el grave error cometido, como lo hacen hoy los argentinos con el suyo.

La primera medida con el garrote es la línea política contra los médicos cubanos del programa de la OPS “Mais Médicos”, y en alianza con el senador yanqui Marco Rubio, miembro activo de la mafia terrorista anticubana, pretendió presionar al gobierno de Cuba con exigencias inaceptables que lesionan la dignidad de los cubanos.

Ante su anuncio, el Ministerio de Salud de Cuba tomó la decorosa decisión de dar por terminada la tarea de dicha misión, retirando de inmediato al personal de la Salud, algo que afectará a la población más pobre de Brasil, sobre todo en las zonas selváticas y alejadas de las grandes ciudades, a donde los médicos brasileños se niegan a prestar sus servicios.

Para eso le servirá el garrote, para dejar sin asistencia a millones de personas, algo que no le preocupa.

A la vez la zanahoria es para engatusar a los médicos cubanos, ofreciéndoles “asilo” con la intensión de afectar a Cuba con el robo de sus profesionales, pero ojo, es un engaño lo que propone pues aquellos que acepten no regresar a su patria, no podrán seguir trabajando como médicos, al no reconocérsele su título cubano y tendrán que pagar más de mil usd para acceder a dos exámenes en idioma portugués, uno teórico y otro práctico.

Mientras no aprueben, tendrán que buscar otros trabajos, pagar alquiler y alimentación, por tanto, no es cosa de coser y cantar.

Muchos médicos cubanos escuchando cantos de sirenas bajo el programa del Parole, creado por el Departamento de Estado para robarse a los cubanos que cumplen misión en el exterior, jamás han podido revalidar su título de médico y menos el de especialista, aunque tengan muchos años de experiencia y sus diplomas que los acreditan.

Solo pocos logran el sueño de ejercer fuera de Cuba, mientras los más tuvieron que cursar especialidades como enfermería o laboratoristas, e incluso hasta trabajar en servicios gastronómicos y otros similares para sostenerse.

Según declaraciones del capitán Bolsonaro: “Es inhumano dejar esos profesionales alejados de sus familiares. Muchas mujeres están aquí mientras que sus hijos menores no pueden salir de Cuba”.

Pura demagogia, pues ahora es él quien le propone a los que se nieguen a regresar a su tierra, que dejen atrás a su familia, porque para podérsele llevar tendrán que cubrir altos gastos en boletos de avión, rentar una vivienda y avituallarla, además de comenzar el proceso de reclamación ante las autoridades migratorias de Brasil, asunto que no es nada simple, porque solo la obtención del visado resulta un embrollo a veces de años, situación que todos los cubanos conocen.

Los cubanos tienen algo de lo que evidentemente carece el nuevo presidente y es la dignidad, la que no se compra con miles de dólares y es precisamente eso lo que no soportan los yanquis, al no haber podido poner de rodillas a la inmensa mayoría del pueblo de Cuba.

Vamos a ver si el “muy preocupado humanitario” capitán Bolsonaro por el poco salario que recibían los médicos cubanos, le paga a los que se asilen en Brasil un salario decente para que puedan subsistir allá, hasta que algún día puedan revalidad su título en prefecto idioma portugués, y que ese sueldo les alcance para rentar un departamento, alimentarse, pagar la electricidad, el transporte, ropa y además acumular dinero para costear el traslado de su núcleo familiar de Cuba a Brasil.

Lo demás será la historia contada algún día por aquellos que se lancen en esa aventura y también por sus familiares en Cuba, quienes quedarán a la espera de poder reunirse en el tiempo más breve posible.

Evidentemente al presidente y sus asesores de la ultraderecha, le salió el tiro por la culata, pues no calcularon que Cuba retiraría a sus profesionales de la salud, antes de que los humillaran expulsándolos de Brasil, por eso ahora dicen que “la suspensión del programa fue anunciada de forma unilateral por la dictadura cubana, sin tener en cuenta los daños que puede provocar entre la población pobre brasileña”, como si a él le interesara esa parte de su sociedad.

Ante esta realidad, el nuevo presidente tendrá que enfrentarse a muchos ciudadanos que votaron por él, con la esperanza de una mejoría en sus niveles de vida, los que desgraciadamente se sentirán traicionados por alguien que, como Donald Trump, solo mira hacia el bando de los ricos.

Uno de los asalariados que los yanquis mantienen en La Habana, corrió presto a señalar: “Retirarse de Mais Médicos es un acto de soberbia”. Ignorante y carente de principios, porque como afirmó José Martí:

“Al honrado se le llama orgulloso y la dignidad es tenida por soberbia”.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

5 Comentarios

Carlos dijo:

Por qué usan eso termino de robar a personas? El que se va, se queda por ahí lo hace basado en decisiones personales. Me parece ofensivo eso de robado. Son gentes dotadas, profesionales, entonces tienen más que cerebro para decidir. No estoy de acuerdo con la decisión de Cuba pues no veo dónde se haya violado la dignidad de nadie. En realidad es miedo por parte de Cuba que se queden muchos de esos médicos.

17 noviembre 2018 | 06:22 pm
Prof Fernando Campos G dijo:

El nuevo representante de la ultra derecha brasleña , no conoce el orgullo de un pueblo como el cubano y la dignidad demostrada en 60 años de combate contra la maldad del imperio yanki y sus subordinados lamebotas. Aplaudimos en America Latina, la bondad de los medicos cubanos que desinteresadamente y con un espiritu de sacrificio han colaborado con nuestros pueblos, especial mencion hago de mi pais Venezuela, donde hemos recibido los pobres, y muchos de nuestra clase media la asistencia desinteresada y humanista de estos angeles de la salud. Gloria a los batas blancas ,doctores , especialistas y enfermeras que nos han ayudado y ayudaran en la atencion a los que sufren de quebrantos y dolencias…Salud …

17 noviembre 2018 | 06:41 pm
Andrey dijo:

El término robo de cerebros no lo inventó Cuba, pero tampoco hay que ser tan ingenuo como Carlos para desconocer que en no pocas ocasiones personas con mucho nivel y profesionalidad resultan enbaucados y manipulados por toda la desinformación y publicidad que precisamente trabaja en el cerebro de todas las personas, sino cómo entender que Bolsonaro sea elegido presidente de Brasil. Contra la Revolución cubana hay un andamiaje global muy articulado para desacreditarla las 24 horas del día. Se utilizan mentiras burdas y sutiles, se busca entrar y derrocar la esperanza en la Revolución de disímiles maneras para que al final nosotros mismos seamos los que instauremos un gobierno servil al capital trasnacional y así nosotros mismos estaríamos cavando nuestra propia tumba. Por supuesto Carlos, ni Bolsonaro, ni Trump, ni los mercenarios y anexionistas de pacotilla que tenemos en Cuba y en Miami dirán sus verdaderos deseos.

18 noviembre 2018 | 04:08 pm
Cofresi Ramirez dijo:

Hay momentos en la vida de los pueblos,que uno en realidad no le encuentra logica y brasil,entra en ese caso,lo mismo que la argentina de macri.
Como puede ser posible,que un individuo,que no engaño a nadie,si no,que en plena campaña y antes de ella,habia expuesto los criterios medievales que tiene en su cabeza,un pueblo votara por el,no es culpa de el ni de campaña,es culpa del corazon humano y la ingratitud que lo acompaña……Me decia un amigo,que ahora,cuando los brasileños lloren,nadie debe escucarle ni hacerle caso,le dije que no,por que quienes ivan a protestar fueron aquellos que votaron contra el,el voto conciente……E visto en los medios,a argentinos que votaron por el puerco de mauricio macri,llorando lagrimas amargas y es posible,que eso mismo pase con los brasileños y mi temor es,que este siembre de cadaveres,los campos y ciduades de ese pais,al mejor estilo de mejico y colombia…….Espero que no,pero cada pueblo tiene lo que se merece….

18 noviembre 2018 | 08:26 pm
Gabriel Lambert dijo:

Ahora yo me pregunto, que medidas tomara Cuba con aquellos que se arrepientan y decidan volver a Cuba

19 noviembre 2018 | 09:13 am