Ataques Sónicos: Desmontando pretextos (+Video)

Lea más de: , ,

Por Redacción Razones de Cuba

Capturas.00_00_08_26.Imagen fija004

Sobre los presuntos ataques acústicos a funcionarios estadounidenses en La Habana, y el exhaustivo proceso investigativo  llevado a cabo por las autoridades cubanas, debatieron en la tarde de este lunes expertos nacionales del Ministerio del Interior y otros especialistas en temas acústicos de los Ministerios de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y de Salud Pública.

Disímiles argumentos irrefutables fueron ofrecidos a la opinión pública y al mundo sobre la supuesta ocurrencia de estos presuntos incidentes, para seguir desmontando este Maine sónico inventado por entes interesados en ocasionar un retroceso en las relaciones bilaterales entre Cuba y Estados Unidos.

Sin verificar las informaciones, medios de prensa internacionales ante las informaciones de la supuesta ocurrencia de los hechos, afirmaron que Cuba no cumplía con las obligaciones de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, la que plantea la necesidad del Estado receptor de “adoptar todas las medidas adecuadas para proteger los locales de la misión contra toda intrusión o daño”.

Al respecto, el Coronel Ramiro Ramírez Álvarez, Jefe del Departamento de Seguridad Diplomática del Ministerio del Interior de Cuba, explicó que Cuba sí cumple con todas las obligaciones internacionales para proteger a todo el personal diplomático.

El Coronel Ramírez Álvarez declaró que en Cuba existen 800 locales del cuerpo diplomático extranjero en Cuba, 100 residencias de Jefes de Misión y más de 2 mil funcionarios acreditados, y no se registran hechos delictivos contra este personal.

“Cuba ha sido siempre un interés de la alta dirección del país, del Comandante en Jefe, que fuéramos siempre cumplidores estrictos, al pie de la letra, de la Convención”, agregó.

Pese a que científicos y expertos de todo el mundo han refutado la posibilidad de que puedan ocurrir este tipo de ataques y que provoquen los supuestos síntomas difundidos, las acusaciones del gobierno estadounidense se basan en el supuesto estado de salud de las presuntas víctimas para afirmar que en nuestro país se llevaron a cabo los aludidos incidentes.

En este sentido, el Doctor Manuel Jorge Villar Kuscevic, especialista de Segundo Grado en Otorrinolaringología y Cirugía de cabeza y cuello, explicó que la dirección del país orientó realizar una profunda investigación, y para ello se constituyó un Comité de Expertos con una altísima experiencia asistencial e investigativa, integrado por Físicos, Ingenieros en Telecomunicaciones,  Especialistas en Medicina Interna, Especialistas en Neurología, Neurofisiología, Otorrinolaringología, Audiología, Epidemiología, Salud Ambiental, Entomología, Psicología y Sociología.

En cuanto a la investigación de este equipo de expertos, el Doctor Villar Kuscevic agregó que dentro de las premisas de análisis fundamentales se encontró la evaluación del único documento médico enviado por las autoridades estadounidenses, el cual se identificó que no había sido elaborado por un equipo multidisciplinar y utilizaba metodologías de evaluación que no eran las adecuadas para el supuesto caso descrito.

En todo momento se evidenció la falta de cooperación de las autoridades estadounidenses, quienes no facilitaron la entrega de la información necesaria, ni colaboraron con las diligencias investigativas del Ministerio del Interior.

La Doctora Martha Beatriz Martínez Torres, especialista de Primer Grado en Otorrinolaringología, refirió que tampoco se tuvo acceso a las supuestas víctimas, y por tanto no se le pudieron realizar a estos presuntos afectados dictámenes médicos periciales.

Además, la Doctora Martínez Torres agregó que  como parte de la investigación se realizaron estudios médicos y entrevistas a las personas de los alrededores de las viviendas de los diplomáticos supuestamente afectados, lo cual arrojó que los vecinos no fueron afectados por los alegados incidentes.  Estos testigos tampoco refirieron haber escuchado ruidos o sonidos extraños.

La amplia información ofrecida por los profesionales que llevaron a cabo la exhaustiva investigación muestra que no se tienen evidencias de que ocurrieran los incidentes acústicos aludidos contra diplomáticos estadounidenses residentes en Cuba, y tampoco existen incidencias de un posible autor o de sospechosos.

Estados Unidos no ha podido aportar hasta el momento ninguna prueba que respalde las acusaciones realizadas a Cuba, y lo que sí queda claro la evidente manipulación de este tema para favorecer un cambio de política de Washington hacia La Habana.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.