Alegría… ¿solo por este día?

Lea más de: ,

Por Lisbet Penín Matos

20563018_532589247095007_1927720364_nHoy es primero de agosto. En Cuba es un mes caluroso y los estudiantes están de vacaciones. En este período estival es común observar niñas, niños, adolescentes y jóvenes en sitios recreativos y de esparcimiento: la playa, el cine, el teatro…

Y en cada encuentro, que supone compartir agradables momentos con personas que queremos y estimamos, existe una cosa común: la sonrisa. Existen distintos tipos de sonrisas y de risas, pero ese no es el tema central de estas líneas, aunque sí es el motivo.

A nivel mundial, se considera el 1ro de agosto como Día de la Alegría, una iniciativa presentada por Alfonso Becerra, durante el Primer Congreso Nacional de Gestión Cultural Chileno. La finalidad de esta propuesta fue celebrar la vida.

¿Por qué festejar la vida? Hay quienes sufren por enfermedades crónicas y terminales; hay quienes padecen problemas en los hogares, el trabajo, los amigos, las parejas… Pero una vez alguien, muy cercana y querida, me dijo “todo tiene solución, y por eso hay que vivir intensamente el dolor, la tristeza, la locura, el amor, las sonrisas”. Y esto último fue lo que más recalcó.

Y creo que ella tiene razón, pues vivir es un derecho de todo ser humano, por tanto la alegría también es una forma de hacer valer ese derecho otorgado a cada persona por sus progenitores.

Me dijo también que no importaba la situación que fuese, a lo que enseguida pregunté: ¿y si alguien muere, voy a sonreír? Su respuesta fue negativa, pero acto seguido me contestó: “cuando alguien muere, muestras tu dolor con lágrimas, pero cuando piensas en esa persona siempre vienen a tu mente buenos recuerdos, momentos alegres y felices que viviste junto a ella, y ese es motivo más que suficiente para que la recuerdes en tu corazón con alegría”.

El Día Mundial de la Alegría es una invitación para reflexionar sobre la importancia de tener presente ese sentimiento en la vida diaria. Becerra fundamentó su idea en el hecho de que en la actualidad existen fechas políticas, religiosas, de profesiones, históricas, de fiestas populares, pero ninguna de un sentimiento, por lo que es un proyecto totalmente incluyente.

Y es que la alegría no excluye a las personas, más bien las une. ¿Cuántas pequeñas cosas de la vida transmiten alegría?

Las sonrisas de niñas y niños cuando descubren en su corta vida cosas que a los ojos adultos carecen de trascendencia; la puesta de sol desde la ventana, El Malecón o la playa; la llegada de un nuevo miembro a la familia; el cariño de la mascota que es tan incondicional; el beso de mamá, papá, abuela o tata; el abrazo de esa persona que, por elección propia, conoce íntimos detalles de nuestra personalidad; el amor de la pareja; las y los amigos…

La alegría es más que momentos recreativos, la alegría se traduce en beneficios personales y sociales, por tanto es una actitud que expande las dimensiones humanas y no es inherente solo al día de hoy. Una sonrisa es el primer paso. ¡Sonríe!

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.