Agostinho Neto: el primer presidente de Angola

Lea más de: ,

Por Narciso Amador Fernández Ramírez

neto-fidel

Durante las últimas semanas, Multivisión, en horario nocturno los martes y jueves, ha vuelto a poner en pantalla la serie La epopeya de Angola, del realizador Milton Díaz Cánter. Un recuento necesario de la presencia cubana en ese país africano que aseguró la independencia angoleña, la de Namibia y Sudáfrica, incluido el fin del odioso régimen segregacionista del apartheid.

El doctor Agostinho Neto, junto a Fidel, fue figura protagónica del inicio de la llamada Operación Carlota, pues a su reclamo las fuerzas cubanas arribaron el 5 de noviembre de 1975 para ayudar a proclamar, primero la independencia de Angola, sucedida el 11 de noviembre, y, con posterioridad, la soberanía del país, agredido y asediado en aquel entonces por peligrosos enemigos internos y externos.

Pero la historia de la relación de António Agostinho Neto Kilamba —quien naciera el 17 de septiembre de 1922 en la región de Icolo y Bengo— con Cuba se remonta a la década de los años 60 del pasado siglo, específicamente a 1965, cuando conociera al Comandante Ernesto Che Guevara y los cubanos iniciaran el entrenamiento de los soldados angoleños, pertenecientes al Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), organización que el propio Neto ayudara a fundar en 1955.

Por entonces, ya Neto se había graduado de Medicina en una universidad portuguesa, metrópoli de su país, y era considerado como un intelectual de prestigio, además de músico y poeta. Su oposición al colonialismo portugués y a la represión militar hace que sea condenado a prisión en 1960. Pasa dos años encarcelado en Cabo Verde (por entonces, parte también del imperio colonial portugués) y en la prisión lisboeta de Aljube, pero consigue escapar y se exilia en Marruecos. Desde allí dirigirá el MPLA, movimiento anticolonialista independentista y de orientación marxista-leninista.

Comenzaron entonces 14 años de una guerra larga, silenciosa, que puso a prueba la determinación de acero que se escondía bajo la piel del hombre modesto.

De sus vínculos con los entrenadores cubanos, el hoy general de brigada (r) Rafael Moracén Limonta, quien dirigiera la formación del Batallón Presidencial y organizara la seguridad del presidente Neto, recuerda la anécdota de cuando enfermara de paludismo en Cabinda, y fuera el propio Agostinho Neto quien le trató como médico.

La denominada Revolución de los Claveles de 1974, en Portugal, marcó el fin del dominio colonial portugués en Angola. Firmados los Acuerdos de Alvor, el 10 de enero de 1975, se inició un proceso de transición en ese país africano en la que tres organizaciones se disputaban el poder: la UNITA, de Jonas Savimbi, las FAPLA, de Holden Roberto —ambas agrupaciones de derecha— y el MPLA, del doctor Agostinho Neto. Este último fue proclamado el 11 de noviembre del propio 1975 primer presidente de la nación angoleña.

En esas complejas condiciones la ayuda de Cuba resultó decisiva para salvar al naciente poder revolucionario y hacerle salir victorioso en la guerra gestada en su contra por la contrarrevolución interna y sus aliados occidentales. También la extraordinaria dirección de Neto fue decisiva en la victoria angolana.

Durante cuatro años, el doctor Agostinho Neto condujo de manera acertada a su pueblo. A mediados del mes de marzo de 1976 participó en la minicumbre de Conakry, República de Guinea, que reunió a otros tres jefes de Estado: Luis Cabral, de Guinea Bissau; Sekou Touré, del país anfitrión, y Fidel Castro, de Cuba.

El 15 de marzo, el Comandante en Jefe elogiaba la actitud de Neto: “Es necesario señalar el extraordinario mérito, la claridad política y la firmeza revolucionaria del compañero Agostinho Neto. El compañero Neto no se acobardó jamás y cuando la artillería de los sudafricanos, apoyando a los mercenarios que atacaban a Luanda, disparaba por los alrededores de la capital, el compañero Neto se mantenía ecuánime, se mantenía sereno y se mantenía convencido de la justeza de la causa y de la seguridad de la victoria”.

Gravemente enfermo, Neto fue trasladado a Moscú para ser tratado de dolencia hepática y un cáncer de páncreas, muere el 10 de septiembre de 1979 en esa ciudad, capital de la antigua Unión Soviética, y su cuerpo fue embalsamado para ser colocado en un mausoleo en Luanda.

Agostinho Neto recibió el Premio Lenin de la Paz de 1975-76 otorgado por la entonces Unión Soviética. Una de las mayores condecoraciones que entrega Angola lleva su nombre: Orden Agostinho Neto.

En 2017 recibió en Cuba de manera póstuma la orden de la solidaridad Ahmed El Mehdi Ben Barka. La condecoración fue entregada por la Organización de Solidaridad con los Pueblos de Asia, África y América Latina (Ospaaal), creada en apoyo a los movimientos de liberación nacional.

La principal universidad de Angola lleva su nombre, Universidad Agostinho Neto. Un aeropuerto en Santo Antao, Cabo Verde, igual, debido a la labor que realizó como médico en ese lugar. Una calle en Novi Beograd, Serbia lleva su nombre, calle Dr. Agostinho Neto.

El día del cumpleaños de Neto se celebra en Angola como Día Nacional de los Héroes.

Cubahora

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.