África Meridional y la lucha contra el hambre

Lea más de: , , ,

Por Ibis Frade

lola-castro

África Meridional es una zona muy impactada por el cambio climático -con fenómenos recurrentes de sequías, inundaciones y ciclones- y sufre también intensos conflictos de larga data cuyas consecuencias alteran el panorama de todo el continente.

En medio de ese escenario, desde hace más de 25 años la diplomática española Lola Castro contribuye con su liderazgo a erradicar el hambre y aboga por soluciones sostenibles a largo plazo.

La directora regional del Programa Mundial de Alimentos (PMA) para África Meridional y los Estados del Océano Índico, durante una entrevista exclusiva con Prensa Latina explicó los principales desafíos de la agencia en sus proyectos contra la hambruna.

Cada año, debido en buena parte a los fenómenos relacionados con el cambio climático, se registran de 10 mil a 20 mil personas en condiciones de inseguridad alimentaria en África Meridional, apuntó.

Pero es un lugar que puede ser bastante productivo, sobre todo, si logran obtener alimentos por medio de la creación de recursos sostenibles en las comunidades, una de las iniciativas impulsadas por el PMA, precisó.

Además, dijo, la región es muy dependiente del maíz y se hace necesario diversificar cuanto antes los cultivos.

Hay que producir más y hacerlo de forma diferente, y en ese sentido, el trabajo con las mujeres ha sido muy importante en las comunidades, como pudo constatar en su reciente visita a Zambia, detalló.

Castro hizo hincapié en cómo los conflictos en la República Democrática del Congo (RDC) constituyen un fuerte elemento desestabilizador: esa nación tiene fronteras con nueve países de África y casi todo el continente ha sido impactado por la crisis.

Asimismo, miles de personas huyen de la RDC y durante esos largos desplazamientos viven en condiciones inhumanas y a veces se alimentan apenas de algunas hojas y plantas, expresó la diplomática española.

El PMA intenta paliar estos problemas no solo con la distribución de alimentos a las poblaciones más vulnerables, sino que desarrolla programas de capacitación y asesoría.

Según destacó Castro, el trabajo con las comunidades es muy importante y está enfocado a cambiar las prácticas para que se produzca más y de forma diferente.

África Meridional es una región muy afectada por el cambio climático y donde muchas personas dependen del cultivo del maíz. Pero una mayor estadía de la temporada seca o un aumento de las temperaturas pueden ocasionar pérdidas en esos cultivos, señaló.

Por ello el PMA insiste tanto en la diversificación de las producciones: sorgo, mijo, mandioca, leguminosas, cacahuetes… Del mismo modo, apoya la creación de infraestructura como presas y sistemas de irrigación.

Fenómenos como El Niño y La Niña, los cambios de temperatura y las largas temporadas de sequías afectan a grandes áreas y a millones de africanos.

Este año, las altas temperaturas y la poca lluvia han destruido del 20 al 30 por ciento de las cosechas y las consecuencias se hacen sentir en Lesoto, Madagascar, Mozambique, Zimbabwe, Malawi, Zambia y Angola.

Con el fin de evitar esas fluctuaciones de buenas y malas cosechas, la directora regional del PMA para África Meridional y los Estados del Océano Índico aboga por aplicar acciones a largo plazo y en diferentes niveles.

Algunos gobiernos impulsan proyectos de reforestación y también dirigidos a mejorar el manejo del agua, elemento de vital importancia para la agricultura, indicó.

Muchos de los desplazados debido a situaciones de conflicto, cuando lograr regresar a sus hogares rápidamente comienzan a cultivar de nuevo, lo cual conlleva una mejoría en la situación alimentaria, añadió.

También en algunos lugares, como en el norte de Angola, a los refugiados se les entregan tierras para que las cultiven y todo ello ha contribuido a la seguridad alimentaria, observó Castro.

Aún así, a juicio de la alta representante del PMA, esos avances no son suficientes y urgen más acciones coordinadas entre los gobiernos, los actores locales y las agencias de ONU en asuntos como las formas de adaptación al cambio climático y el acceso a la tecnología.

MUJERES Y SU PODER DE TRANSFORMAR EL PANORAMA

Las mujeres rurales tienen un rol fundamental en la lucha contra el hambre, ellas pueden contribuir en gran medida a transformar el panorama de inseguridad alimentaria pese a los problemas que enfrentan, por ejemplo, para acceder al financiamiento.

Así explicó la representante del PMA, quien en su reciente visita a Zambia recorrió varias comunidades y quedó muy impresionada al ver cómo las mujeres ayudan a cambiar la marea de la inseguridad alimentaria.

Muchas, en lugar de dedicarse a un solo cultivo, decidieron plantar dos o tres tipos diferentes y lo hicieron basadas en la capacitación que recibieron sobre diversos factores como la lluvia o la temperatura del suelo, detalló.

Algunas se reúnen para crear un crédito comunitario, se apoyan unas a otras, utilizan las tecnologías digitales para comunicarse y comercializar sus productos, agregó Castro.

La mujer rural empoderada puede tener un papel esencial para transformar el panorama de inseguridad alimentaria -recalcó-, pero necesita más acceso a tecnologías, crédito y asesoría, entre otros.

Además, las mujeres y los niños son quienes mayormente sufren los problemas de malnutrición y también los más afectados por la violencia de género y los conflictos.

ACN

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.