A palabras necias… no habrá oídos sordos

Lea más de: , , ,

Por Isabel Moya*

6058-mujeres-desfileMis vecinas del populoso barrio de Cayo Hueso, en Centro Habana, amanecieron este sábado en la rutina de la cotidianeidad de un fin de semana de verano que invita a escaparse a la playa. Hace apenas una semana, escucharon insultadas las declaraciones del presidente Trump proponiendo medidas que recrudecen el bloqueo de Estados Unidos contra nuestra isla. La indignación que sintieron, junto a todas las cubanas, fue recogida en la Declaración del Secretariado Nacional de la FMC que concluye afirmando: “Siempre estaremos preparadas para defender las conquistas alcanzadas para las mujeres y por las propias mujeres.”
Sin embargo, según la agencia de noticias española EFE, el pasado 21 de junio, Trump, en un mitin en Cedar Rapids (Iowa) vuelve a referirse a Cuba y en esta ocasión a las cubanas: Trump se quejó hoy, en una aparente referencia a las críticas que ha recibido de la oposición demócrata y otros sectores en EEUU, de que Obama “podía hacer acuerdos con Cuba, (que) mata a miles de personas, (mete a) gente en la cárcel, (es) horrible con las mujeres…” señala el despacho periodístico.

Ante falsedades tan obvias pudiera pensarse como dice el refrán: A palabras necias, oídos sordos. Pero cuando el necio es apoyado por los grandes medios, y nos enfrentamos a una guerra cultural y simbólica, no está de más recordar nuestra realidad: Cuba no mata, salva vidas en todo el mundo lo cual acaba de ser reconocido por la Organización Mundial de la Salud al distinguir a la Brigada Henry Reeve.
Estuve tentada a recurrir a las estadísticas para demostrar lo mal informados que están Trump y sus asesores en cuanto a empoderamiento de las mujeres en Cuba, pero dos contrastantes titulares aparecidos este sábado en la prensa me parecieron argumento suficiente: “Cuba referente de educación con enfoque de género” “Maestros de Colorado podrán portar armas en la escuela”.
A mis vecinas, mujeres de diversas profesiones y estilos de vida, entre las que se encuentra la directora de una escuela de arte, una especialista en nefrología, una escritora, una bailarina del cuerpo de baile del Ballet Nacional de Cuba, una trabajadora por cuenta propia que vende dulces y café, jubiladas, estudiantes, amas de casa… no les cambia su rutina de este sábado de verano las declaraciones de Trump. Escucho a una cantar el estribillo de una canción de moda: “lo que fui, lo que soy y seré es por mi isla bella.”

Fuente: Facebook de la autora (*Directora General en Editorial de La Mujer)

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.