A 60 años del Combate de Uvero: Lecciones de Fidel

Lea más de: ,

Por Daily Sánchez Lemus

18816571_466888790313588_637652987_nEste 28 de mayo se cumplieron 60 años del Combate de Uvero, un momento de trascendencia en el desarrollo del Ejército Rebelde en el que, a decir del Che, la guerrilla ganó su mayoría de edad.

Allí, Celia Sánchez Manduley se convirtió en la primera mujer que participaba en una acción armada con la tropa de Fidel.

Sin embargo, más allá de comentar el hecho, resulta interesante detenernos en algo que sucedió poco después y que constituyó para todos los guerrilleros una de las tantas lecciones que aprenderían de su Jefe.

Así lo cuenta Celia y recoge uno de los archivos de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado:

“Cuando Uvero, lo único que nos quedaba eran unos pocos garbanzos (…) No solos así, crudos, que hacía tiempo ya que se traían en las mochilas. Traía yo, un poco Fajardo[1], un poco el Che. (…) Esa noche de Uvero, con los presos y todo, dice Fidel: “Bueno, vamos a encender candela”. Figúrate, nos volvimos locos todo el mundo porque íbamos a comer esa noche y los garbanzos, lo único que había de comer era garbanzos. Lo único, y teníamos que llenarnos porque no sabíamos después qué venía, al otro día, nada. Vamos y voy a encender, entonces pendiente del cubo, y la candela, y échale, y la leña no encendía, y busca el palito. Todo el mundo ayudó a cocinar los garbanzos. Nadie se acostó a dormir velando el cubo de garbanzos. Y a las 5 de la mañana dice Fidel: “Celia, hay que levantar un acta de la liberación de los prisioneros”. Y me pongo yo al lado del fogón, aquel acta para la liberación de los prisioneros. Y ya los garbanzos los iban a repartir. Dice Fidel: “Luis[2], baja el cubo de garbanzos y se lo repartes aquí a todos los prisioneros, que se tienen que ir.”

Termina contando Celia que todos se quedaron atónitos. Lo único que tenían para comer, Fidel se lo había dado a los prisioneros antes de liberarlos. Costaba entenderlo en primera instancia, pero luego se supo que la Cuba del futuro tenía que ser así. Sobre esos valores se hizo gigante el Ejército Rebelde y con él, la revolución de aquellos jóvenes en la Sierra.

 

[1] Manuel “Piti” Fajardo: Médico y combatiente revolucionario del Ejército Rebelde en la Sierra Maestra.

[2] Luis Crespo: Combatiente revolucionario cubano. Expedicionario del yate Granma y comandante del Ejército Rebelde.

 

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

2 Comentarios

Albert dijo:

Eso de los garbanzos fue una grana lección de nuestro gran líder.

30 mayo 2017 | 02:22 pm
Carlos Eduardo Albert Chacón dijo:

!FIDEL: UNA ENSEÑANZA PERMANENTE, DEL PASADO, PRESENTE Y FUTURO!
!QUÉ GRANDE ERES!

1 junio 2017 | 10:59 am