#90Razones: El 13 de agosto y la ética martiana

Lea más de: , , ,

Por Armando Hart Dávalos

fidel-castro_periodistas-venezolanos_rch-3-580x957Al dedicar a Fidel Castro mi libro Aldabonazo, publicado por primera vez en 1997, señalé que él lleva en su conciencia toda la ética y la sabiduría política que faltó en el siglo XX. El 13 de agosto, al igual que los demás días, es, o debiera ser, un día en el que se exalten los valores éticos. Del mismo modo que las ciencias naturales recurren a símbolos para reflejar realidades complejas, también en el terreno social apelamos a paradigmas o acontecimientos relevantes para exaltar los más altos valores de la humanidad. Ello permite otorgarle al hecho toda la dignidad y trascendencia y propiciar se investiguen y enseñen sus implicaciones. Partiendo de estas consideraciones a la Sociedad Cultural José Martí, al Centro de Estudios Martianos y a la Oficina del Programa Martiano les ha parecido la fecha del 13 de agosto como un día muy apropiado para tratar sobre la Ética.

¿Por qué esta fecha? Los cubanos lo sabemos bien, el mundo lo debe conocer también. En ella nació, en el siglo XX, quien a partir de Martí guió, convenció y salió victorioso en el campo más complejo de la historia humana: la moral y la ética en todo su alcance latinoamericano, caribeño y universal. Por ello, debemos este día exaltar la investigación, el estudio y la promoción de las ideas éticas cubanas, latinoamericanas y universales.

En su magistral definición del concepto Revolución, Fidel subraya como valor permanente en la relación con el pueblo no mentir jamás ni violar principios éticos. Desde su trinchera actual, a través de las Reflexiones, se pronuncia categóricamente una y otra vez por el predominio de la justicia y la solidaridad, valores éticos esenciales en las relaciones entre los hombres y los pueblos.

Desde Varela, Luz y Caballero, Martí hasta Fidel la ética ha sido un aspecto fundamental de la mejor tradición intelectual cubana y es hoy una clave indispensable para la búsqueda del nuevo saber que necesita el mundo en estos albores del siglo XXI. Recordemos aquella memorable y conmovedora frase del maestro Luz cuando afirmó:

Antes quisiera yo que se desplomaran, no digo tronos de emperadores, los astros del firmamento, que ver caer del pecho humano el sentimiento de la justicia, ese sol del mundo moral.

En la década de los años sesenta del pasado siglo Fidel y el Che insistieron en la importancia de los factores morales en la construcción del socialismo como expresión del papel de la subjetividad en el triunfo y consolidación de la revolución. Como señaló Medardo Vitier, al referirse a las ideas filosóficas de Luz que: «El criterio sobre la verdad no radica objetivamente en el mundo exterior, no radica subjetivamente en nosotros; surge, se organiza como una congruencia entre lo objetivo y lo subjetivo».1 Esto lo ha confirmado el saber martiano, el saber fidelista y también el saber revelado por las nuevas disciplinas científicas y los descubrimientos del mundo no conocido. Nada de ello está en antagonismo con las ideas de Marx, Engels y Lenin y lo confirman las enseñanzas más profundas de las modernísimas investigaciones de las ciencias naturales.

Teniendo como fundamento estas consideraciones proponemos realizar cada 13 de agosto un examen de todo lo que hemos hecho a favor del ideal ético de Martí y de Fidel. Recordemos que, para Martí, Dios existe en la idea del bien. Fidel, en su discurso en la conferencia por el aniversario 150 de su natalicio, dijo que para nosotros los cubanos Martí es la idea del bien y añadió que: «de él habíamos recibido por encima de todo los principios éticos, sin los cuales no puede siquiera concebirse una revolución. De él recibimos igualmente su inspirador patriotismo y un concepto tan alto del honor y de la dignidad humana como nadie en el mundo podría habernos enseñado».2

En la idea del bien está, pues, la clave para salvar a la humanidad.

1 Medardo Vitier. Las ideas y la filosofía en Cuba. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1970. p. 214

2 Fidel Castro. Discurso de clausura en la Primera Conferencia Internacional «Por el equilibrio del mundo», efectuada en La Habana, en homenaje al aniversario 150 del natalicio de José Martí. Palacio de Convenciones, 29 de enero de 2003.

Portal José Martí

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.