90Razones: Cumpleaños 90 del Comandante en Jefe

Lea más de: , ,

escanear0009

Por Rodolfo Romero Reyes

Un niño nació en Birán,
la historia se conmovió
y emocionada anunció:
“Sus cualidades serán
la bravura del Titán;
de Martí, la pluma fiel;
de Mariana, dulce miel;
será luz entre los hombres,
y no quiero que te asombres:
debe llamarse Fidel”.

Ese niño, alma radiante,
fue creciendo sin malicia,
aplaudiendo la justicia,
marchando siempre adelante.
Eras tú, mi Comandante,
que con Martí y su ideario,
te hiciste universitario
y desde aquellos momentos,
forjaste tus sentimientos
de ser revolucionario.

El 10 de marzo fue en vano
símbolo de opresión,
porque tu voz fue bastión
para acusar al tirano.
Con un fusil en la mano
encendiste, camarada,
una antorcha consagrada
al oprobio redimir,
y te llevó a combatir
en los muros del Moncada.

Entonaste en el presidio
la marcha del veintiséis,
y el año cincuenta y seis
fue la cumbre del exilio.
El Granma no fue un idilio
y a nuestra Patria llegó.
La historia entonces habló
desde el fondo de esta tierra,
y por reiniciar la guerra
necesaria, te absolvió.

Cuando un padre a ti acudió
necesitando tu ayuda,
se la brindaste sin duda
y Eliancito regresó.
Después un hecho ocurrió:
A los Cinco, capturaron,
e injustos jueces dictaron
las incoherentes sentencias.
Lo anunciaste, con vehemencia,
y los héroes regresaron.

Hoy habla otra vez la historia
e inspira a este pueblo fiel,
y tu cumpleaños, Fidel,
lo suma a nuestra victoria.
“Toda una vida de gloria,
de incesante batallar
de un gigante singular
que bajó desde la Sierra
y con los pobres de la tierra
hizo su suerte echar”.

Líder de esta nación,
defiendes el porvenir,
y estás dispuesto a morir
por esta Revolución.

Tu imagen es convicción;
tu hldalguía hoy es triunfal;
tu firmeza, colosal;
tu sonrisa es alegría;
tus palabras son poesía;
tu nombre ya es inmortal.
Hoy quiero felicltarte

por estos años cumplidos,
por tantos sueños vividos,
por ser de Cuba estandarte.
Hoy escribo desde el arte
lo que aquel día sentí,
cuando de frente te vi,
me cautivó tu presencia,
y reafirmé mi creencia
de dar la vida por ti.

Entraste en el mes de enero,
la gente te recibía     ”
porque en tu obra veía     .
la esperanza del obrero.
Con humanismo sincero
les diste oportunidad
a los pobres, dignidad
a quien la había perdido,
cumpliendo lo prometido
con la luz de la verdad.

Una esquina en el Vedado
recuerda aún la conquista
del carácter socialista
que por ti fue proclamado.
Y ante el peligro avisado
de la posible invasión,
llamaste para la acción
a este pueblo uniformado,
que se consagró a tu lado
en la arena de Girón.

No importaron agresiones,
ni bloqueo, ni atentados,
ni un período limitado
tras caer las ilusiones.
Agosto aquel de tensiones,
tu presencia sin dudar
como en cada batallar
dando al frente tu pecho;
a la injusticia has hecho
más de mil veces temblar.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.