EL PAÍS: más vs. Venezuela y Cuba

Lea más de: , , , ,

Noel Manzanares Blanco

En Cuba, El PAÍS y la democracia/Cuba, El PAÍS y la democracia resalté que un reporte de ese periódico desde Miami informó del arresto en La Habana de cuatro exiliados cubanos residentes en Estados Unidos que habrían confesado sus planes para atacar instalaciones militares en Cuba y que estarían vinculados con la vieja disidencia de Miami, con una objetividad relativa.

Es que en la ocasión, el diario español aprovechó la oportunidad para sembrar la duda, muestra de continuidad de su vieja conducción y de la percepción del nuevo director, Antonio Caño, quien trabaja por la “transición hacia la democracia” en nuestro país —una confesión de ese señor, sin que nadie le preguntara al respecto.

Todo esto, se inscribe en el contexto donde revelaciones desmontaron el intento de denigrar a Venezuela y Cuba: en el caso de la nación sudamericana, se trata del mal intencionado paralelismo entre el Caracazo ocurrido en 1989 (levantamiento popular contra el Neoliberalismo) y las acciones de la oposición hoy día (contienen terrorismo de la clase media y alta).

Con respecto a Cuba, aparece la alusión de Moisés Naím —considerado provocador directo del mismísimo Caracazo y actualmente columnista del rotativo de la Madre Patria— sobre la supuesta intervención de La Habana en  Caracas o sea, el envío de miles de médicos y educadores que dan asistencia gratuita en barrios populares y/o en diversos territorios venezolanos —advierte una pesquisa de Cubainformación.

No obstante, EL PAÍS continúa empecinado en engañar a sus lectores/as acerca del acontecer en las Patrias de Simón Bolívar y José Martí.

Por ejemplo, hace un par de días el periódico madrileño divulgó Bolívar deconstruído con la falacia “Muere Chávez y queda Maduro, mucho más sumiso en su entrega a los dictadores cubanos”, y la pobre simplificación según la cual “Quienes mayor culto han rendido al epónimo, son los mismos que la han ido devaluando hasta transformarla en una partícula del dólar americano y en un microorganismo del euro” (sic).

Poco tiene de raro, entonces, que en la supuesta deconstrucción aparezca: “En las últimas semanas los colectivos o bandas armadas del gobierno de Nicolás Maduro, han incendiado 18 universidades y han incursionado varias veces en la más importante del país, la Central, en Caracas, destruyendo bibliotecas, aulas e instrumentos de enseñanza […]”.

Mentiras de esa envergadura se vio ¿obligada? a derribar CNN en Español cuando manifestó en Febrero de este año:

“La actriz venezolana Amanda Gutiérrez ofreció disculpas a sus 228,000 seguidores en Twitter tras compartir una foto en la que supuestamente se mostraba a un policía que obligaba a una manifestante a hacerle sexo oral. La imagen original provenía de un sitio pornográfico estadounidense, según un sitio web partidario del gobierno.

“En otro tuit se compartió una foto de una larga cadena humana que se extendía por una carretera en el estado de Táchira, con el fin de mostrar la magnitud del apoyo al movimiento antigobierno. Sin embargo, parece que la foto se publicó en un diario español el año pasado y en realidad muestra a unos manifestantes en España”.

Por su parte, la poco sospechosa de comunista Comisión Económica para América Latina (CEPAL) en su informe Panorama Social de América Latina 2013, hizo otro tanto. Allí aparece que Venezuela figura como el país con la mayor reducción del porcentaje de pobreza hasta el año 2012, con una tasa que se ubica en 23,9 por ciento, después de lograr bajar 5,6 puntos porcentuales —de acuerdo con un cable de Prensa Latina (PL) fechado este 13 de Mayo.

Mientras, en cuanto a la Mayor de las Antillas hace unas horas se demolieron otros disparates sobre Cuba procedentes de la agencia AP en contubernio con EL PAÍS: por un lado, decenas de diarios reproducían una nota de la agencia norteamericana asegurando que el cine de Hollywood no puede ser rodado en Cuba a “consecuencia de las malas relaciones que tienen los dos países” —modo  de opacar los efectos de la multilateral Guerra contra la Isla, en especial en el ámbito cultural.

A la par, el diario español añadía supuestos obstáculos de la Administración de nuestro Caimán Verde para rodar en el país el film “Papá” sobre la estancia en nuestro archipiélago del escritor Ernest Hemingway. “Por primera vez —dice su corresponsal en Miami— el Gobierno de La Habana” habría accedido “a que algunos espacios vedados para el público fuesen usados como localizaciones”.

A los supuestos espacios vedados, incorpora EL PAÍS que la Finca Vigía, la casa habanera del escritor Ernest Hemingway, fue “convertida en museo por el Gobierno cubano, pero cerrada al público”. He aquí una de las tantas falsedades de la A a la Z que puede ser comprobada por cualquier visitante: sin problema alguno, recorrer esta casa-museo y contemplar algunas de las 23 mil piezas que contiene —a tono con otra pesquisa de Cubainformación.

Así, ni remotamente exagero cuando afirmo que, al calor de una despiadada guerra mediática que protagoniza en general la prensa de Occidente, EL PAÍS marcha a galope vs. Venezuela y Cuba tanto antes como ahora con su flamante director, a través de invenciones ¿estúpidas? que incluso han sido descalificadas por CNN en español y la CEPAL.

Tomado de Cubainformación.


Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.