100 años y aún 17. La primera Revolución Socialista

Lea más de: , ,

Por Manuel García Sarzo

adA finales del siglo XVIII, el ejemplo de la libertad occidental, supuestamente liberó a su pueblo  basada en “principios democráticos”, pero no abolió la esclavitud, ni siquiera las mujeres obtuvieron derecho al voto. Ese mismo país en la década de los 60 aún tenía una discriminación racial institucionalizada, durante todo el siglo XX, blancos y negros nunca fueron iguales. Ese país, invadió incontables naciones, lanzó dos únicas bombas atómicas que conoce la humanidad y promovió el terrorismo internacional y de estado, sin embargo aún vende su imagen como la democracia perfecta y el referente del mundo.

Allá por el 1917, hace 100 años, un país que sufría en la más increíble miseria, producto de 300 años bajo el yugo de la última dinastía Zarista, profundamente dictatorial y feudal, intentó alzarse con una mejor opción de vida y proclamó el socialismo. Si se mira hacia atrás en el pasado, se puede ver las masas sin nombre de ese pueblo que Octubre encontró viviendo en ciudades famélicas y empobrecidas, saqueados por la guerra y el despotismo Zarista, con apenas la ropa y el mal calzado que les cubría el cuerpo.

Ese país, al ser revolucionario, fue entonces invadido por 14 naciones, y cuando estas se retiraron pagaron una guerra civil interna de más de 3 años. Por supuesto, para la prensa occidental, esta intromisión extranjera no tuvo nada que ver con los problemas y la hambruna de la Unión Soviética en los años 20 y 30, ni parte de los errores de sus dirigentes tampoco fueron producto de vivir siempre asediados y cercados. Acorrale al más manso de los animales y verás si no intenta defenderse.

Esa nación, con más aciertos que desaciertos, logró salir de la catástrofe, a pesar de que la empujaron a otra guerra mundial, a la cual el mundo se tapó los ojos  e incentivó, con la esperanza que Hitler se tragara al país de los soviets, con la mezquindad de querer recoger los pedazos y acabar con la “amenaza comunista”. El Ave Fénix se sintió ridiculizada, aquel gigante de unidad de pueblos resurgió otra vez de las cenizas de 4 años de destrucción y jugó un papel en la comunidad internacional sin precedentes.

El ejemplo soviético, obligó al mundo capitalista a mitigar la explotación de sus obreros; este ejemplo les hacía y les hace temer, todos los pueblos, todos los trabajadores del mundo debemos algo de nuestras reivindicaciones a esa Revolución. Fue en aquella Rusia de 1917 que Alexandra Kollontái se convirtió en la primera fémina miembro de un gabinete republicano moderno y ya en 1918 todas las mujeres rusas tuvieron su derecho al voto, dos años después Estados Unidos e Inglaterra  toman la misma medida.

Pero hay algo más importante que esta comparación especulativa, y es cómo el capitalismo con Estados Unidos al frente, se vende como la sociedad perfecta y tratan de denigrar las sociedades comunistas que han existido o existen. Da risa incluso, como se hacen hoy apologías a los Romanov, los últimos Zares de la Rusia; ¿Saben lo que significó esa monarquía para los pueblos bajo su yugo?

Los que estamos conscientes de esa intencionada maldad de injuriar, nos preguntamos ¿Se acabaron las razones por la cual surgió la Revolución Socialista de Lenin? NO!

Creo que lo anterior es la esencia que debería mirar el hombre justo actual. Las diferencias y contradicciones que hicieron surgir la Revolución Bolchevique, hoy son más agudas, hoy existe más explotación, y se oculta bajo el manto de las grandes compañías. Somos entretenidos por grandes comerciales, mientras el Imperialismo mundial arrasa países, destruye naciones y acaba con los restos de civilizaciones antiguas en nombre de la necesidad del dólar y el petróleo.

Hay que ir a las bases de aquellos fundadores del socialismo, que el imperialismo mundial ha querido mancillar por tantos años. El socialismo ha cometido errores en su construcción, supongamos que muchos, pero no destruimos culturas ni civilizaciones ajenas, jamás hemos lanzado una bomba atómica.

A la sociedad perfecta de Donald Trump y Estados Unidos no le importa el mundo y abandona el Acuerdo de París sobre cambio climático, a pesar del desgaste ecológico. 191 países de un total de 193 plantean que la Guerra Económica contra Cuba  es injusta, pero como yanquilandia es muy democrática para ellos la opinión del planeta es una “obra de teatro”.

En México desparecen estudiantes y aparecen sus cadáveres en fosas comunes y en Argentina un líder social reaparece muerto después de ser detenido por la policía; CNN lo comenta como algo normal y no menciona la inviabilidad del capitalistamo. En la Colombia de 2017  aparece una fosa común con 2 000 muertos, dicen los campesinos de la zona que fue el Ejército, nadie en Occidente lo aprecia trascendental pues tampoco es un país socialista, esposible que estos 2 000 sean también daños colaterales, como los masacrados en Yugoslavia, Afganistán, Iraq o Libia.

Cualquiera de esos hechos, de ocurrir en Cuba, Venezuela o Bolivia, hubiera bastado para pretextar una invasión. En la Unión Soviética hubiera sido un escándalo mundial. Por una simple protesta en las calles cubanas y venezolanas, el socialismo es inviable; todos los días en Argentina, Colombia, México e incluso Europa mueren civiles a manos de la policía durante protestas, pero no es culpa del capitalismo, sino un simple error humano o de actuación.

La Revolución Socialista Soviética cumple 100 años, y aún es una niña de 17, critiquemos los errores de sus dirigentes, con la visión de no repetirlos y construir una sociedad mejor, no nos dejemos llevar por las sutilezas y engaños de quienes quieren mantener sus privilegios y el “Status quo”. Dividirnos de esa manera es el objetivo imperial. Mi respeto y gloria para aquellos fundadores que por primera vez hicieron realidad la utopía

Proletarios de todos los países, ¡Uníos!

Cubaconexión

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.