“Uh uh”, “no sé la respuesta”, “no tengo más detalles”, razones de EE.UU. para mantener a Cuba en lista de países terroristas

Lea más de: , ,
Iroel Sánchez

No recuerdo una situación similar desde que leo noticias a lo que sucedió el pasado jueves 30 de abril. Durante largo tiempo la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, en su tradicional breafing de prensa diario, estuvo ¿respondiendo? preguntas en relación con Cuba.

Sobre la inclusión de la Isla en la lista de estados patrocinadores del terrrismo la señora Harf fue incapaz de responder de manera coherente a ¡seis! inerrogantes. El diálogo, que  comenzó con la pregunta”¿Cuánto tiempo más van a mantener a Cuba en la lista de estados patrocinadores del terrorismo?” y siguió con el comentario “si no están apoyando a grupos terroristas con armas o entrenamiento, y están retenidos por el refugio que, según informes, le dan a ETA y las FARC, en realidad no tiene mucho sentido que todavía están en la lista”, motivó ¿respuestas? como “no tengo más detalles”, “Uh-huh” y “no sé la respuesta”, además de despertar las risas del auditorio.

Para hablar en términos “terroristas”, luego de esa andanada inicicial vino otra bomba: “dado el hecho de que, por ejemplo,  se ha estado presionando desde hace mucho tiempo para la liberación de Alan Gross, cómo ayuda a las relaciones bilaterales, que no son tan geniales de todos modos, mantenerlos en esta designación cuando a lo mejor no hay necesidad de que estén allí?” pero tampoco hubo respuesta coherente ni pudo decir si el tema tiene que ver o no con las relaciones bilaterales con Cuba.

Pero allí no se detuvo  el fuego. Luego apareció el interminable escándalo del ZunZuneo, y la noticia de que la USAID clasificaba políticamente a sus usuarios cubanos “a favor de la revolución, apolítico o anti-revolucionaria, que supongo que significaría pro-estadounidense”, con la pregunta “¿Qué le parece desmentir el – o desmentir es la palabra adecuada – lo que parece sugerir que, en realidad, era de naturaleza política, no?”, a lo que Harf respondió: “No estoy al tanto de la alegación”, dando a entender que no lee a AP, la agencia de noticias más importande ede Estados Unidos, por lo que su contestación desató un irónico “So that’s just – yeah, that’s something new”.

Washington nunca ha tenido un motivo creíble para calificar a Cuba de estado terrorista ante la comunidad internacional pero ahora tampoco lo tiene ante la prensa estadounidense. Esa declaración, que pretende justificar la política de bloqueo y el dinero destinado a subvertir el gobierno cubano se ha convertido, por su carácter absurdo, en una nueva ráfaga de viento que viene a sumarse a la tempestad desatada por las revelaciones  entorno a programas como ZunZuneo, Piramideo, Commotion, etc, y deja desnuda la ausencia de argumentos estadounidenses ante su propia opinión pública, y  “yeah, that’s something new”.

Tomado del Blog La Pupila Insomne

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.