“Abogados Independientes”: Un mismo discurso y cero realidades

Lea más de: , , ,

Michael Díaz Monteagudo

Ayer en la mañana fui a la sala de navegación de la oficina comercial de ETECSA del Vedado, dispuesto a enviar e-mails a unos amigos en el extranjero. Como de costumbre revisé mi cuenta y leí las noticias de los sitios a los que estoy suscrito y otras noticias enviadas por socios desde las provincias orientales.

Una de ellas me llamó poderosamente la atención porque me sonaba conocida aquella tonada repetida sin nuevos acordes. Me refiero la más recurrente de las mentiras orquestadas desde el exterior contra Cuba: la violación de los Derechos Humanos (DD.HH.).

Una anciana me enseñó una vez que no se deben hacer comparaciones y apologías para refutar una idea, sino demostrar lo contrario. Resulta que dos damas, que dicen llamarse “abogadas independientes” –aclaro, en Cuba no existe tal cosa, sino mercenarios al servicio del gobierno estadounidense y organizaciones contrarrevolucionarias; en Cuba existen Bufetes de Abogados- se presentan como especialistas en temas de DD.HH. y refieren una serie de aspectos totalmente alejados de la realidad.

Me refiero a aquellos que forman parte de un grupo de “activistas”, artistas contestatarios y otros jóvenes que desde enero han cursado estudios en el Miami Dade College, como parte del programa “Somos un pueblo”, que apoya la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba.

Analizando sus opiniones me pregunto, qué significan para los “Independientes” los DD.HH. en Cuba. Los invito a leerse y estudiar la Constitución. ¿Seria que para las abogadas que nacieron, crecieron, se desarrollaron y se formaron en Cuba esos derechos no existieron?

Necesitaría varias cuartillas para reflejar todos los derechos que se protegen en mi país, sólo resalto aquellos que permiten a los cubanos vivir en una sociedad con un buen estado de bienestar.

En Cuba se puede salir tranquilo a la calle, sin temor a ser asaltado o assinado. En Cuba no se secuestran a los niños, ni se violan a las mujeres a plena luz del día y con impunidad.

En Cuba se comparte con los vecinos más cercanos e incluso usted puede pedirle algo que no tenga sabiendo que se lo darán, porque llevamos en las venas el ejemplo solidario de Fidel.

En Cuba las instituciones culturales están abiertas para toda clase de personas, con diversos géneros artísticos.

En Cuba usted puede ser a la misma vez, militante de la UJC o del PCC o no serlo, ser palero, abacua, católico y cederista; sin que eso le impida una sola cosa o le limite sus derechos.

En Cuba desde que un niño nace no tiene que preocuparse por trabajar para mantenerse.

En Cuba los niños nacen para ser felices. ¿Se le habrá olvidado a estas abogadas “independientes” su infancia?¿no saltaron suiza en la calle o montaron columpio en un parque?¿olvidaron los viajes a la playa, los paseos al complejo Coppelia-Yara-Rampa-Malecón y la diversión en el Parque Lenin o en Expocuba? Seguramente nunca han visitado un hogar de niños huérfanos o uno de ancianos. Probablemente no recuerdan su adolescencia, etapa donde compatieron risas y bailes con sus amigos. Parece que la mala memoria se ha adueñado de estas mentes “independientes”.

En Cuba, nadie tiene que venir a revisar nada en materia de DD.HH. y como dice la canción de moda por estos días : para saber lo que es sentirse cubano, para saber lo que es vivir en Cuba, tienes que haber nacido en Cuba, tienes que haber crecido en Cuba.

Yo, al igual que mi compadre Alexander Abreu, “cubano siempre seré, de San Antonio a Maisí, siempre la defenderé. Cuba me llamo yo”.

Tomado del Blog La Santa Mabisa

http://lasantamambisa.wordpress.com/2014/06/23/un-mismo-discurso-y-cero-realidades/

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.